Francesca Chinchilla.24 agosto, 2017

En el Puerto de Santa María, España, un pobre delfincito quedó estancado en la arena y murió lentamente. La gente que estaba alrededor, como “humanos de la era digital”, en vez de rescatar al animalito, se hicieron miles de selfies.

Mientras el delfín agonizaba en la arena, fue hostigado por padres y niños con celulares en mano para hacerse una foto con el animal que estaba sufriendo. El periodista Pablo Romero estaba en la macabra escena y relató todo por Twitter.

Este no es el primera animalito que queda varado: el 16 de agosto una cría murió luego de una escena muy parecida, solo que en esta ocasión fue ahogado por los bañistas.