Internacionales

Niño de 5 años rompió un teletubbie gigante y el papá tuvo que pagar un platal

El papá del chiquito se defendió diciendo que en la tienda donde la tenían debían haberla protegido, pero no se escapó de pagarla

A los papás de un niño de Hong Kong jamás les pasó por la cabeza que algún día tendrían que tocarse el bolsillo, y pagar un montón de plata... por culpa de un teletubbie gigante.

Claro, no era cualquier teletubbie.

Unas fotos del antes y después de un famoso personaje de estos de porcelana que estaba en una juguetería de Hong Kong se hicieron superpopulares luego de que un niño de 5 años la rompió en un descuido. El papá tuvo que pagar nada menos que 4.000 dólares (2,6 millones de colones) por los daños.

Según se puede ver en las imágenes de video del local, el niño, que estaba de paseo junto a su familia de apellido Cheng, se apoyó en la escultura dorada de 1,70 metros... y empezó el desastre porque esta cayó y se hizo pedazos.

Esto ocurrió el domingo en una tienda de juguetes en el centro comercial Langham Place, en el distrito Mongkok de Hong Kong, China , según informó el diario Daily Mail.

En ese momento, el padre del niño, estaba hablando por teléfono fuera del local e ingresó cuando oyó el estruendo.

“Mi hijo estaba inmóvil, solo miraba el juguete. Estaba tan aterrorizado que tuvo que faltar a la escuela. Me preguntó por qué la escultura daba miedo”, dijo el hombre a varios medios locales.

Como el personal de la tienda e advirtió en un principio que su hijo había roto a propósito la escultura al darle una patada, pagó el precio de costo de 4.255 dólares.

Más tarde, al ver los videos de seguridad del local, vio que en realidad el niño tiró al muñeco sin darse cuenta. Además, dijo que deberían haber protegido la escultura etiquetándola como frágil.

Los dueños de la tienda afirmaron que la compensación por la estatua había sido “mutuamente acordada”. El incidente provocó un amplio debate en las redes sociales sobre quién fue el responsable de los daños.

Algunos acusaban a los empleados no haber protegido la escultura y de querer estafar al padre al decir que su hijo la había pateado. Otros decían que los padres deberían haber cuidado más al chiquito porque incluso en ese descuido pudo haberse lastimado o cortardo con la porcelana rota.

Redacción LT

Redacción La Teja

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.