Internacionales

Viruela del mono obliga a gays españoles a hacer algo inusual para evitarla

España pasa en la actualidad por el mayor brote de esta enfermedad en el mundo

Escuchar este artículo

En España, que vive el mayor brote de viruela del mono del mundo, la falta de vacunas está llevando a parte de la comunidad gay, la más afectada, a cambiar sus hábitos sexuales, practicando la abstinencia o limitando el número de parejas sexuales.

“Esto del mono se ha desatado demasiado, prefiero estar un poquito cuidándome hasta que me vacune y tenga un poco de inmunidad “, dice Antonio, un madrileño de 35 años que no quiso dar su apellido y que admite haber cambiado mucho sus hábitos.

Este treintañero, al que le gustaba ir a menudo a clubes nocturnos y a veces a fiestas sexuales, dejó de hacerlo al ver la evolución de la epidemia en su país.

España, con 3.738 casos según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las dos primeras muertes en Europa, es el país más afectado del mundo, por delante de Estados Unidos (3.478).

Pero el ministerio de Sanidad español ha contado muchos más casos, 4.298 hasta este sábado.

Tan preocupado está Antonio que “en el Orgullo yo no hice nada”, dice riendo nerviosamente.

Antes de irse de vacaciones al extranjero, Pablo (nombre cambiado), de 38 años, también evitó “situaciones de riesgo para intentar no contraer” la enfermedad.

“Lo que hice fue abstenerme de ir a locales de sexo, abstenerme de tener sexo”, explica.

Este treintañero que trabaja en la industria farmacéutica y no tiene pareja habitual explica que el riesgo es mayor en los locales de sexo donde “no sabes ni cómo se llaman ni nada, entonces no puedes avisar tampoco”.

La OMS aconsejó a los “hombres que tienen relaciones sexuales con hombres” que reduzcan el número de parejas sexuales que tienen, para que “puedan contactar con ellas” si desarrollan síntomas y para que puedan aislarse.

La organización lanzó el 23 de julio su máximo nivel de alerta para intentar controlar la enfermedad.

En España las asociaciones locales hicieron este llamado incluso antes que la OMS.

“No es como el covid, la vacuna ya está, no hay que inventarla (...) Si no fuera una enfermedad de ‘maricones’, seguramente se estaría actuando mucho más y mucho más rápido”, dice Antonio.

Igual que otros miembros de la comunidad gay, cree las autoridades no han tenido en cuenta la dimensión del problema. Varios grupos denuncian la falta de prevención, la escasez de vacunas y los señalamientos hacia quienes se contagian.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.