Karen Fernández.22 diciembre, 2019
Jorge Pita, ha emprendido una ardua lucha en los tribunales por rebajar su pensión alimentaria y ahora por divorcio. Foto: Karen Fernández
Jorge Pita, ha emprendido una ardua lucha en los tribunales por rebajar su pensión alimentaria y ahora por divorcio. Foto: Karen Fernández

Jorge Pita se enteró que estaba divorciado de su exesposa cuatro meses después y casi que por error.

El 16 de setiembre, Pita fue al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) a pedir el acta de nacimiento de su hija, de 12 años, para asegurarla en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y ahí le informaron que tenía la patria potestad suspendida por dos años.

Al acercarse al Juzgado de Familia de San José para ver qué había pasado, descubrió que estaba divorciado de su exesposa de apellido Oriol y que como parte de la resolución de la demanda, se solicitó la suspensión que posteriormente fue otorgada.

“Todo eso lo hicieron con una supuesta notificación que yo nunca recibí. ¿Cómo es posible que me puedan divorciar en Costa Rica si ni siquiera estaba inscrito el matrimonio en este país?”, cuestiona don Jorge, quien se casó en Estados Unidos.

Agregó que en el expediente del divorcio adjuntaron el acta de notificación que dice que se hizo en calle pública, en la entrada del Juzgado Contravencional y de pensiones alimentarias de San Ana, que fue de forma personal y hasta que don Jorge se negó a firmar.

Para el abogado de familia Pedro Beirute, esta práctica es muy común hoy en día, pero se puede demostrar, eso sí, con fotos y todo bien documentado que la persona no estuvo en el lugar donde se indica y a la hora que se dice fue notificada.

Don Jorge tiene una discapacidad de 70% y es un adulto mayor. Foto: Karen Fernández
Don Jorge tiene una discapacidad de 70% y es un adulto mayor. Foto: Karen Fernández

Igualmente don Jorge asegura que no entiende cómo nunca lo notificaron del proceso si prácticamente vive en el juzgado y siempre está ubicable, por el proceso de pensión alimentaria que llevan en su contra.

Incluso se sorprendió pues 20 días antes lo notificaron por la pensión, pero por el divorcio nel pastel.

“Para divorciarse se necesita la autorización de causal, sea violencia física o psicológica o por mutuo consentimiento, pero deben estar ambas partes para que el juez haga la repartición de bienes y la otra parte debe dar su versión. Si han estado separados más de tres años (ellos llevaban seis) y uno de los cónyuges no llega, le asignan un defensor de oficio, pero igualmente debe ser notificado”, explicó Beirute.

El abogado de familia fue enfático en recordar que si se demuestra que un notario no actuó conforme a la ley, debe ser denunciado ante el juzgado notarial para que se le siga un proceso y se mantenga la honorabilidad del Poder Judicial.