Nacional

A Kenneth y Benjamín les faltó la luna de miel

Los esposos no tienen derecho a una licencia matrimonial entonces no pudieron escaparse unos días a pasear

A la luna de miel de Kenneth Castro y Benjamín Núñez le faltó un poquito más de miel. La pareja se quedó con las ganas de escaparse unos tres días a una playa o montaña, hacer la cena romántica, olvidarse de lo cotidiano... la famosa fuga nupcial. 

La razón es muy sencilla. Los homosexuales no pueden sacar licencia de matrimonio porque sus derechos no están reconocidos por las leyes en Costa Rica.

Por eso, luego de la boda que realizaron el sábado pasado en La Hacienda en San Lorenzo de Flores, en Heredia, solo tuvieron el domingo para realizar algunas actividades y volver a Pérez Zeledón, donde la pareja tiene su nidito de amor.

 “Una de las desventajas que tenemos los homosexuales es que no podemos sacar licencia, como sí lo hace un matrimonio heterosexual, porque no estamos reconocidos”, dijo Castro.

Además, las circunstancias se confabularon para que no pudieran escaparse los tres días que tenían pensado sacar esta semana.

 “Primero, la parte económica no deja de pesar. Luego, el domingo (2 de julio)  falleció mi abuelo materno y no estuve en la oficina lunes, martes y miércoles por la licencia por la muerte  y resulta que había pedido jueves y viernes. Me pareció impropio, luego de una semana ausente pedir más días”, explicó Castro. 

Pinto, show y visita a la Negrita

La ceremonia del sábado terminó cerca de la medianoche. ’Abrázame muy fuerte’ de Juan Gabriel fue la primera pieza que se echaron como esposos y el pachangón siguió con mucha alegría y actividades.

“Hubo un show de transformismo, que la gente que nunca había visto uno disfrutó a montones. Uno de ellos es cómico y fascinó a todos”, dijo Castro.

La pareja el domingo desayunó en la casa de los papás de Benjamín, en Heredia. Se mandaron un pintazo con huevo y salchichón que estaba para chuparse los dedos, según contaron. 

Castro y Nuñez luego visitaron la basílica en Cartago,  para cerrar la ceremonia con la entrega del buqué, en realidad entregaron dos. “Se los ofrecimos a la virgen de los Ángeles”.

Luego de eso se fueron a su casa en Pérez Zeledón.

Al despertar, este lunes, Castro tenía algunos mensajes en el celular con la nota de La Teja y observaron algunos comentarios en la página.

“Yo hablé con mi madre y Benjamín con la de él, para explicarles que con la nota  mucha gente nos iba a atacar. Ya estábamos preparados. No nos afecta, solo nos quedamos con lo bueno, con lo positivo, con los mensajes de amor y con las bendiciones”, explicó Kenneth.

La pareja agradeció a la Municipalidad de Flores por el apoyo y a Yensy, Yorleny y Lindsay por la colaboración brindada.