Nacional

A mujer le hicieron un amarre de brujería por medio de unos calzones

Una clarividente tuvo que trabajar durante seis horas para quitarle el embrujo

Una mujer que vive en San José sufrió los efectos de un amarre realizado mediante una brujería, por lo que pasó momentos realmente desagradables antes de salir del hechizo gracias a la intervención de una clarividente.

El amarre es una brujería que se le hace a una persona con el objetivo de ganar su amor o de que se quede con la persona que solicitó el embrujo bajo cualquier circunstancia. Uno de los más conocidos es el agua de calzón. No por nada en Tiquicia se molesta a alguien que está muy enamorado cuando le dicen: “Le dieron agua de calzón”.

A esta mujer un brujo la breteó con calzones, velas, entierros, comida, esencias, puros y otros artículos.

La joven fue víctima de su propio novio, con quien vivía, pero al que ya no quería. Pero ella no se explicaba por qué no podía dejarlo.

Además, sus relaciones personales y sus temas laborales empezaron a ir mal y aumentaron sus problemas de salud. Los médicos no sabían qué tenía o le decían que no padecía de nada.

La Teja habló con la víctima, quien puso como condición que nos reserváramos su nombre y dónde vivía. También conversamos con la clarividente Elena (no da su apellido), de Investigación Paranormal, quien deshizo el amarre.

Mujer de San José le hacen amarre con calzones

“La clarividente me dijo que el hombre tenía un entierro en algún lado, probablemente cerca de un árbol, pero no supe dónde lo tenía. Todas las noches, él salía de la casa con unos puros”, dijo la afectada.

Ella le preguntó que si eran para fumar y él respondía que sí y luego se iba a un parque cercano.

Además, dijo que su novio conservaba en el cuarto velas en un plato, cacheteros de ella escondidos en una caja y dentro de un bolso y otras cosas íntimas.

“Solo él sabrá para qué los necesitaba. Me di cuenta hasta hace poco de ese protector, por lo que traté de no volver a dejar nada en el basurero, me llevaba los protectores y mis papeles para botarlos en otro sitio. No sé si antes había agarrado alguno con menstruación”, expresó.

Precisamente esas son cosas que se usan para hacer amarres, aunque la clarividente dijo que el hechizo, en este caso, era muy fuerte.

“Pasaban cosas muy extrañas en la casa, él se quedaba como a las tres de la mañana haciendo cosas. Elena me dijo que él iba a mi cuarto mientras dormía y decía algo frente a mí”, añadió la joven.

También tenía un frasco con una esencia de las que venden en lugares esotéricos, un vaso de whisky con agua y un hilo adentro, velas en platos y otras cosas realmente raras.

Todo esto ocurrió mientras vivían juntos y la intervención de Elena fue en ese período. Ella tardó unas seis horas en quitar el embrujo porque este estaba muy bien trabajado, tanto así que la mujer logró separarse e irse de la casa varios días después.

“Estaba cansada de ser agredida, verbal, psicológica y físicamente. Las personas más cercanas me dijeron que buscara ayuda y busqué a Elena, que me hizo fuerte para vencer al enemigo, me dio protección para que no me pueda hacer más daño.

“Por ejemplo, iba a hospitales a cada rato porque sentía mucho ahogo y me hacía exámenes y todo estaba normal. Me sentía desesperada”.

La joven contó que cuando ella se propone a romper una relación es muy decidida, pero con este hombre fue diferente.

“Nos separamos hace como unos tres años y empecé una nueva relación, en la que todo iba bien, pero de un pronto a otro todo comenzó a ir mal”.

Todo se complicó tanto que ella se separó de esa persona y al día siguiente estaba otra vez su exnovio (el de la brujería) dándole apoyo.

“Sinceramente no lo quería desde hacía mucho tiempo atrás y no me explicaba cómo otra vez había caído en su juego, por lo que me fui nuevamente a su casa”, contó.

Buen brete

Elena expresó que el trabajo que le hicieron a la muchacha fue bastante bueno y fuerte.

“Solamente buscaba consuelo y ayuda en el novio, al que ya no amaba. Le aclaré que cuando hay amarres cuesta mucho quitarlos”, dijo.

Elena explicó que a la joven novia le hicieron dos trabajos, uno para que siempre estuviera con él y otro para que no prosperara.

Elena tuvo que trabajar con velas y oraciones para deshacer el hechizo. Añadió que mientras hacía los trabajos tuvo visiones sobre lo que le hicieron a la mujer.

Mujer de San José le hacen amarre con calzones

"Pude ver que una persona hizo los dos trabajos”, comentó.

Actualmente la joven está en buen estado de salud y fortalecida.