Franklin Arroyo.19 febrero

El doctor en leyes Allan Arburola dijo este martes en un Facebook live en La Teja que él fue blanco de dos brujerías y que eso le estaba afectando la salud, el trabajo y los temas de plata.

Entrevista con don Jorge Bernaldez, experto en sanaciones de brujerías y demonios.

Posted by La Teja on Tuesday, February 18, 2020

Arburola, quien no cree en ninguna religión, pero sí en Dios y se dice escéptico (duda de todo), llamó el año pasado a Jorge Bernaldez para ver si lo malo que le pasaba era algo de brujería.

Don Jorge es un experto en sanación de brujería y cosas de demonios y accedió a una entrevista en vivo para hablar del tema y se hizo acompañar por el abogado Arburola.

El abogado Allan Arburola (izq) explica su caso en la transmisión, don Jorge (der) le ayudó a resolverlo. Foto: Captura de video.
El abogado Allan Arburola (izq) explica su caso en la transmisión, don Jorge (der) le ayudó a resolverlo. Foto: Captura de video.

El abogado contó que en julio del 2019 le empezaron a ocurrir situaciones extrañas de salud y no le cuajaba ningún negocio. Por más que pensaba no le encontraba una explicación lógica.

“Cuando ocurren eventos lo primero que hago es pasarlos por el filtro de la parte científica en todos sus extremos. Hay que saber manejarlos bien mentalmente para evitar sugestiones o caer en un problema mental”, dijo.

Pero, ¿qué fue lo que le pasó al abogado para que buscara la ayuda de don Jorge?

“Vivía (en Moravia) en un apartamento de dos plantas y tenía un perrito doberman pequeño, lo tenía amarrado porque suelto despedazaba la casa. Un día salí del apartamento y cuando regresé voy encontrando heces”, dijo.

Extrañado, don Allan recogió la caquilla (que parecía ser de animal) y se puso a pensar qué podría ser aquello.

“Procedí a verificar si había un orificio en la casa por donde pudo ingresar un gato o algo. Era imposible que fuera el perrito porque cuando llegué estaba amarrado. Cuando bajaba con él lo soltaba para que diera del cuerpo y eran heces grandes, no se parecían a las de él".

La desagradable sorpresa se repitió al día siguiente porque ocurrió lo mismo. “Es cuando uno dice ¿cómo es la cosa?, aquí hay algo extraño...”.

Uno de los entierros que sacó don Jorge de la casa de Allan Arburola. Foto: Cortesía.
Uno de los entierros que sacó don Jorge de la casa de Allan Arburola. Foto: Cortesía.

También le aparecieron cabellos largos, igual de extraño porque él vive solo.

“Damas hacía meses que habían llegado una que otra y además clientes, pero lo curioso fue que una vez me desperté a las cinco de la mañana y sentí un intenso olor a incienso. Abrí la ventana, la celosía, a ver si olía afuera y nada”.

Todo pintaba rarísimo y los problemas seguían. Allan empezó a creer que había un entierro con algún “trabajo”, como se les llama también a los hechizos, y fue cuando mejor llamó a don Jorge por recomendación de una educadora amiga.

Don Jorge fue y empezó su misión hasta que encontró en el patio el posible origen de los males del abogado.

Había un entierro con cruces, una virgen decapitada, calaveras solo de la cintura para abajo, medallas de san Benito y monedas.

“Yo soy muy escéptico, no creo nada de buenas a primeras y dentro de mi escepticismo le pregunté a don Jorge qué significaba cada cosa que iba sacando. Y sin que yo le dijera nada, él me dijo justo lo que me estaba pasando en la vida”.

Por ejemplo, lo de las partes de abajo de las calaveras estaba relacionado con problemas en las piernas, dolencia que el abogado presentaba.

“Los problemas siquiátricos y los de espíritu se parecen mucho, pero hay que tener discernimiento y lo tengo desde que nací”, Jorge Bernaldez, experto en sanación de brujería.

Luego de desenterrar las cosas, don Jorge hizo oraciones y una limpia para sanar a Allan.

Todo volvió a la normalidad. Los negocios volvieron a ser prósperos, la salud estaba bien y el dinero no faltaba.

Pero este mes de febrero las cosas otra vez iban mal para don Allan, quien encontró en su patio una mata de ruda media seca a pesar de que la tenía muy bien cuidada (don Jorge dice que algunas plantas absorben con más facildad las energías malas que otras).

En esa ocasión, ya en otra casa, en Tibás, fue necesaria otra visita de don Jorge, quien de nuevo encontró un entierro, ahora con la santa Muerte, el árbol de la vida satanizado, una calavera de la cintura para arriba cruces y monedas.

En ese momento, el abogado presentaba problemas en el estómago y el esófago, lo que se relacionaría con las calaveras halladas.

Don Jorge volvió a hacer el mismo ritual de la primera vez y otra vez las cosas volvieron a la normalidad para don Allan.

Biblia lo dice

Don Jorge dijo durante la transmisión en vivo que la Bibilia menciona que la brujería existe y que las personas deben conocer estos temas y buscar a Dios de una forma espiritual, no necesiamente bajo el alero de una religión.

Una mata de ruda, bien cuidada, que se empezó a secar, fue una de las pistas para Allan Arburola de que algo no iba bien. Foto: Cortesía.
Una mata de ruda, bien cuidada, que se empezó a secar, fue una de las pistas para Allan Arburola de que algo no iba bien. Foto: Cortesía.

“La Biblia dice que la brujería existe y que es un pecado para el que la hace, no para el que la cura”, añadió.

Contó que desde el momento en el que alguien empieza a hablar mal de una persona, a chismorrear o a verles defectos a los demás y a expresarlos, ya está maldiciendo a ese sujeto.

“Puedo discernir cuando una persona tiene un problema sicológico o mental. El paciente siquiatra cuando ve espíritus los ve caminando, pero el que ve un espíritu no ve los pies. Siempre les pregunto, ¿los ves con zapatos o sin zapatos. Si es con zapatos es una alucinación", explicó.

También dijo que a la hora de oír voces, el que tiene problemas mentales escucha antes sonidos extraños y que cuando se trata de un espíritu es como recordar la voz de alguien conocido que nos habla.

La entrevista completa a don Jorge, con el testimonio del abogado puede verla en el Facebook de La Teja.