Bryan Castillo y Shirley Sandí.7 marzo

El Juzgado Penal del Tercer Circuito Judicial de San José, Desamparados, ordenó el allanamiento, registro y secuestro de información del Tribunal Eclesiástico de la Iglesia católica que se ubica en el edificio de la Conferencia Episcopal en barrio México, acto que comenzó este 7 de marzo a eso de las ocho de la mañana.

De la misma forma, también se allanó al mismo tiempo la Curia Metropolitana, que se ubica al costado sur de la Catedral Metropolitana. Justo al inicio de este allamiento a las ocho de la mañana, al mismo tiempo inició la misa en la Catedral en el segundo día de la Cuaresma, por eso, la entrada a la catedral sobre el bulevar de la Avenida Cuatro se cerró, solo se pudo entrar a la misa por la entrada principal.

Las autoridades del país llegaron al edificio de la Conferencia Episcopal en barrio México. Foto José Cordero.
Las autoridades del país llegaron al edificio de la Conferencia Episcopal en barrio México. Foto José Cordero.

El allanamiento se ordena por la causa que se tramita en la Fiscalía Adjunta contra La Vioelencia de Género por el delito de violación contra el sacerdote Mauricio Víquez.

Pocos minutos después de iniciado el allanamiento en la Curia, salió el canciller, Rafael Sandí, quien ante las consultas de la prensa solmente dijo: “No sé, saben más ustedes que nosotros”.

El sacerdote Mauricio Víquez está siendo buscado por la Interpol en 194 países. Según el informe de la Interpol, determinaron que Víquez salió de Costa Rica el 7 de enero anterior y que desde esa fecha no ha regresado al país.

El Ministerio Público allana en estos momentos la Curia Metropolitana y el Tribunal Eclesiástico por las denuncias de supuestos abusos sexuales contra sacerdotes.

Posted by La Teja on Thursday, March 7, 2019

En febrero del presente año el país conoció la denuncia ante el Ministerio Público que interpuso en octubre del 2018 un hombre de 27 años por el delito de violación calificada en contra del sacerdote Mauricio Víquez, los hechos denunciados habrían supuestamente sucedido cuando el hombre era menor de edad, en la parroquia de Patarrá cuando la presunta víctima era un niño de 11 años.

El pasado 19 de febrero el Juzgado Penal de Desamparados, a eso del medio día, giró orden de captura internacional contra Mauricio Víquez Lizano, precisamente, por el proceso penal que se le sigue ante la denuncia del joven de 27 años. La captura internacional la solicitó la Fiscalía Adjunta de Asuntos de Género

Antes de que saliera del país, Víquez fue notificado por el Tribunal Canónico de la Iglesia católica sobre la denuncia por abuso sexual.

A las ocho de la mañana comenzaron los dos allanamientos, uno en el tribunal eclesiástico y el otro en la Curia Metropolitana. Foto José Cordero.
A las ocho de la mañana comenzaron los dos allanamientos, uno en el tribunal eclesiástico y el otro en la Curia Metropolitana. Foto José Cordero.

El Vaticano aprobó, el pasado 25 de febrero, la expulsión del estado clerical de por vida al sacerdote Mauricio Víquez Lizano, de 54 años, luego de conocer las denuncias en su contra por abuso sexual.

Hay otra causa penal

La segunda denuncia penal contra curas católicos es para el sacerdote Manuel Antonio Guevara Fonseca, quien era cura de la parroquia de Heredia, fue denunciado por abusos sexuales a un menor de edad, la cual interpusieron en su contra el 25 de febrero en el II Circuito Judicial de San José, donde quedó detenido por 24 horas el pasado

Los hechos por los cuales se le responsabiliza habrían ocurrido mientras Guevara era sacerdote en la parroquia de Coronado, hace diez años, y la víctima es un joven de apellido Ortiz, que actualmente tiene 23 años.

La semana anterior Guevara fue detenido cuando estaba en la casa de su mamá en Santo Domingo de Heredia y 24 horas después fue liberado, pero antes del juzgado le ordenó mantener su domicilio en Heredia. Además, le prohibió agredir, amenazar, perturbar o contactar al ofendido y no acercarse a una distancia de menos de 500 metros de la víctima.

Como la misma persona que denunció ante la Fiscalía a Guevara, también interpuso una queja canónica, la arquidiócesis de San José cesó al cura temporalmente, seguirá como miembro de la Iglesia Católica hasta que el Vaticano no diga lo contrario.