Karen Fernández.2 marzo

La historia con los cilindros de gas en mal estado es de nunca acabar, ya que este martes se detectaron 230 recipientes malos y que estaban listos para venderse, durante un operativo de los funcionarios de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), la policía municipal y el ministerio de Salud de Desampa.

El mal estado de algunos cilindros pone en riesgo la seguridad de los usuarios. Foto: Mayela López
El mal estado de algunos cilindros pone en riesgo la seguridad de los usuarios. Foto: Mayela López

Gracias a sus acciones se sacaron de circulación 230 verdaderas bombas de tiempo, ya que los cilindros estban pa´l tigre y ponían en riesgo la vida de los consumidores.

Entre las fallas detectadas en los cilindros destacan que tenían menos cantidad de gas, estaban en mal estado y tenían los sellos rotos entre otros problemas que incumplen las normas de calidad, cantidad y seguridad impuestas por la Aresep.

Una denuncia anónima contra un distribuidor de cilindros de gas LP fue la que alertó a las autoridades sobre este montón de faltas. El ministerio de Salud comprobó que CIMAGAS no tenía permiso de funcionamiento vigente, así que lo cerró y les avisó a las envasadoras para que no le vendan más. La empresa podrá reabrir hasta que ponga los papeles en orden.

Los cilindros defectuosos fueron retirados, se les puso un marchamo de seguridad y se trasladaron hacia una planta envasadora para su custodia. Ninguno podrá ser puestos en el mercado nuevamente.

Los cilindros que carecen de las características exigidas por ARESEP presentan peligrosidad debido al alto riesgo de incendio o explosión por una fuga de gas, poniendo en peligro vidas humanas de trabajadores y la destrucción de inmuebles.

Denuncias anteriores de la ciudadanía han permitido otras acciones como el decomiso y desinstalación de un tanque de almacenamiento de 3785 litros de GLP para expendio vehicular que no estaba autorizado, también en “Desampa”, y el desmantelamiento de instalaciones de trasiego ilegal de cilindros en Alajuela.