Franklin Arroyo.17 octubre

Bruno, un hermoso pequinés maltés de ojos azules que causaba sensación en el Alto de la Trinidad de Moravia, murió trágicamente este martes 15 de octubre luego de ser atacado por tres perrotes, que actuaron ante la irresponsabilidad de su dueño.

Andrey sacó a pasear a Bruno junto con su hermanito perruno, llamado Bobby. Se dirigían a un parque infantil cercano a la casa, pero cuando iban a ingresar fueron sorprendidos por los otros tres perros que estaban, aunque parezca mentira, sueltos y sin bozal.

Bruno era un viejito precioso. Foto: Cortesía.
Bruno era un viejito precioso. Foto: Cortesía.

Mayra Barrantes, mamá de Andrey, le contó a La Teja que su hijo, de 21 años, no vio ningún perro cuando estaba por ingresar al parque, solo a un joven escuchando música.

“Cuando entró se le vinieron los tres perros. Bobby, el perro chiquitillo jaló soplado con todo y correa y uno de los perros agresores lo siguió, pero no lo alcanzó. En cambio a Bruno se lo arrebataron a Andrey del brazo, lo agarraron del cuello y lo despedazaron”, dijo doña Mayra.

Bruno tenía 10 años, es decir, ya era un viejito.

“Mi hijo es nervioso, se echó para atrás y soltó a los dos. A Bruno lo agarraron y le desgarraron el cuello. Lo dejaron vivo, no cedieron y el dueño no intervino. ‘Haga algo’, le decían y solo se limitó a decir que no podía hacer nada”, relató doña Mayra.

Lo peor es que el perrito anciano quedó vivo tras el ataque y los vecinos le dijeron a Andrey y al otro hermano, que llegó enseguida, que estaba agonizando y que se despidieran.

Los perros le arrebataron a Bruno de los brazos de Andrey. Foto: Cortesía.
Los perros le arrebataron a Bruno de los brazos de Andrey. Foto: Cortesía.

Luego de que las autoridades llegaran a tomar los datos correspondientes, la familia enterró a Bruno en el mismo parque donde lo mataron, pero todos se quebrantaron por el dolor y fueron los vecinos quienes terminaron la ruda labor.

“Vivo a la par del Colegio Experimental de Moravia y ese perro era un amor con los muchachos, con los vecinos, con los niños. Los choferes de bus lo llamaban por su nombre y lo querían. Incluso tengo un cedazo para que no se salgan y las mismas mamás muchas veces lo corrían para que sus hijos pudieran tocar a Bruno. Era un perro querido, quizás por eso causó tanto revuelo”, dijo doña Mayra.

En cuanto a Bobby, un cachorro de seis meses, es un perro alegre y juguetón, pero desde el incidente pasa echado y asustado.

“Imagínese que cuando Bobby volvió al lugar y vio a Bruno despedazado, se orinó en los pies de mi hijo. Fue terrible. Ya no está alegre”.

Denuncia

La familia no se quedó de brazos cruzados y fue a poner la denuncia penal minutos después del incidente, pues saben quién es el irresponsable dueño de los perrotes, dónde vive y cómo se llama.

El caso llegó a oídos de Juan Carlos Peralta, presidente de la Asociación para el Bienestar y Amparo Animal (ABAA), quien asesoró a la familia de Bruno mediante una rescatista que vive cerca, para que pusiera la denuncia en el II Circuitio Judicial de Goicochea por muerte de animal.

Sin embargo, el hombre habría infringido otros artículos de la Ley de Bienestar Animal, como andar a perros agresivos sin cadena y sin bozal.

“Si tengo un perro que por genética tiene comportamientos agresivos, tengo la obligacion con la sociedad de proteger a los demás seres vivos cuando salgo con ellos a caminar. Tengo que garantizar a las mascotas calidad de vida por lo tanto, también es una obligación saber el tipo de animal que tengo y entender sus necesidades”, explicó.

El hombre criticó el proceder de una página que promovió el caso por Internet, pues hay delitos de por medio y una denuncia de un caso así en redes sociales no soluciona nada.

Así está Bobby desde que vio a Bruno despedazado. Foto: Cortesía.
Así está Bobby desde que vio a Bruno despedazado. Foto: Cortesía.

“Son publicaciones grotescas y salidas de tono, porque lo que ocurrió fue un delito y con publicar en redes sociales no logro la aplicación de ley, lo hago como para lavar la conciencia y activar el morbo de la gente”, explicó.

“Cualquier organización de defensa de derechos animales debe instar a la parte afectada a presentar la denuncia, como hizo la compañera que me pasó el caso y uno da una asesoría de dónde debe ir y cómo presentar la denuncia”, dijo.