Nacional

Así informa al mundo sobre detención de alcaldes ticos agencia francesa de noticias AFP

Agencia recuerda que Carlos Cerdas admitió en 2018 haber pagado dádivas por contratos de obra pública en Panamá

Johnny Araya, alcalde de San José, Mario Redondo, alcalde de Cartago; Humberto Soto, alcalde de Alajuela; Alfredo Córdoba, alcalde de San Carlos y Alberto Cole, alcalde de Osa y Arnoldo Barahona, alcalde de Escazú. Fotos Archivo.

Seis alcaldes de Costa Rica, entre ellos el de la capital, San José, fueron detenidos como parte de una investigación por corrupción en obras públicas, informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), a cargo del caso.

El excandidato presidencial y actual alcalde del municipio de San José, Johnny Araya, así como el alcalde de Cartago (centro del país), Mario Redondo, dos veces diputado y expresidente de la Asamblea Legislativa, figuran entre los aprehendidos.

Araya fue alcalde capitalino desde 1998 a 2013. Luego renunció para ser candidato a la Presidencia. Tras perder la contienda, volvió a ganar el sillón municipal en 2016 y fue reelecto en 2020.

También fueron detenidos los alcaldes de San Carlos, Osa, Escazú y Alajuela, funcionarios municipales y representantes de las firmas constructoras MECO y Explotec.

El caso, denominado “Diamante”, conllevó 83 allanamientos en municipalidades del país, así como en casas, para investigar presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias y penalidad del corruptor.

Según describió  Wálter Espinoza, director de OIJ, un organismo de apoyo a la fiscalía, la investigación comenzó en abril del 2019 y se extendió hasta agosto de 2021 e inmiscuye otra vez a la empresa constructora MECO.

Esta compañía ya está involucrada en el “caso Cochinilla”, el cual estalló en junio en Costa Rica y propició una malversación de fondos públicos de 78.000 millones de colones (alrededor de 126 millones de dólares), también relacionado con el pago de sobornos a cambio de obras.

Prisión preventiva

Por ese caso se encuentra detenido, aún en prisión preventiva, el dueño de la empresa, Carlos Cerdas, quien en 2018 admitió haber pagado dádivas por contratos de obra pública en Panamá, en el denominado caso Blue Apple.

“El punto concéntrico es la empresa MECO, que es la que participa en las licitaciones, la que genera acomodos en los carteles, la que hace sugerencias, la que cancela dádivas y las municipalidades funcionan como áreas en las que se puede obtener dinero más allá del que produciría normalmente una licitación”, dijo Espinoza.

Glen Calvo, de la Fiscalía Anticorrupción, explicó que “la estructura criminal se ha dedicado directamente a ejercer actos de corrupción en el sector de la infraestructura”, específicamente en 15 proyectos que incluyen conservación vial y construcción de aceras, parques y diques.

De acuerdo con el OIJ, todos los detenidos fueron trasladados a instancias judiciales para tomarles la declaración, mientras que la Fiscalía solicitó una audiencia para la probable petición de medidas cautelares.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.