Karen Fernández.27 febrero
Sala de aislamiento en la que se ubicó a la familia francesa con sarampión. Foto: Cortesía de la CCSS
Sala de aislamiento en la que se ubicó a la familia francesa con sarampión. Foto: Cortesía de la CCSS

El niño francés de cinco años que ingresó el sarampión a nuestro país, ya salió de aislamiento, sin embargo, como sus padres aún se encuentran internados, los tres continúan en la misma sala que se acondicionó para que estén juntos. Este está cerrado, con ventilación, presión negativa y acceso restringido, se ubica en el área de pediatría.

Todos se están en el hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas desde hace siete días, cuando se detectó que podían tener la enfermedad y se tomaron las precauciones del caso para evitar que el virus se propagara por el país.

El doctor Randall Álvarez, director médico del hospital Monseñor Sanabria, explicó que a este miércoles se han invertido ¢3.564.810 en la atención de cada uno de los padres, (¢7.129.620) mientras que en el caso del menor ya va por ¢4.240.501.

El Estado cubrirá los gastos del niño ya que está cubierto por el Código de la Niñez y Adolescencia; mientras que la aseguradora internacional Europ Assistance France pagará los costos de atención del padre y la madre. Su representante de EA Costa Rica se puso en contacto con la administración del hospital para las gestiones pertinentes.

La doctora Leandra Abarca Gómez, coordinadora institucional del Programa de Inmunizaciones de la CCSS, indicó que se vacunaron 108 personas, incluidas las nacionales que han tenido contacto con los extranjeros que entraron al país, funcionarios de salud y pasajeros del avión. Solo siete personas no requirieron la vacuna ya que contaban con el carné al día.

Abarca reiteró el llamado a la población para vacunar a los menores que faltan entre los 15 meses y los 9 años, 11 meses y 30 días. La campaña contra el sarampión se mantendrá hasta el 31 de marzo.

“El sarampión se considera la enfermedad más contagiosa a nivel mundial, con una tasa de transmisibilidad de nueve de cada diez personas no vacunadas y expuestas al virus, se pueden contagiar” explicó la doctora Catalina Ramírez, de la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la CCSS.

El virus se propaga fácilmente por el aire a través de gotas procedentes de la nariz, boca o faringe (como la tos y los estornudos) de las personas infectadas, de ahí la capacidad que tiene el virus de replicarse es alta.