Mujer quedó "atrapada" en hospital por negarle el líquido a hombre moribundo

Por: Karen Fernández 5 julio

La leyenda de la monja que reparte agua a los enfermos es tan antigua como el hospital San Juan de Dios, que este 3 de julio conmemoró 175 años del decreto que dio paso a su creación.

Las hermanas de la Caridad acostumbraban vestir este hábito, con el que describen ver a la monja que reparte agua. Fotos: Cortesia HSJD

La investigadora de lo paranormal Vanessa Alvarado nos cuenta cómo surgió la curiosa leyenda que mucha gente da por cierta.

“En 1865 la orden religiosa de las Hermanas de la Caridad comenzó a trabajar en el hospital San Juan de Dios como enfermeras atendiendo a los pacientes terminales, llevándoles agua y sirviéndoles como las damas voluntarias actuales”.

Una de estas religiosas era muy soberbia y no tenía el don de servicio de sus compañeras. Un día, un hombre moribundo le pidió un vaso con agua y ella se lo negó.

En ese momento el señor le dijo que un vaso de agua no se le negaba a nadie y que cuando ella muriera iba a tener que vagar el resto de sus días por haberlo hecho y a la muerte de la religiosa se cumplió la “maldición”.

“Hay gente que la describe como una monja con un hábito negro y un cornete blanco como el que se usaba en la época. Cuando las personas están saliendo de la anestesia les da mucha sed y en las noches cuando piden agua, aparece esta mujer y les da el vaso con el preciado líquido”, agregó la investigadora.

Alguien que vivió la experiencia fue un privado de libertad al que Vanessa conoció en San Sebastián durante la elaboración de su tesis. Era un hombre con VIH positivo y para eso de 1998 o 1999, la investigadora no precisa el año, se puso mal y debieron llevarlo al hospital.

Ver más!

“Una noche, mientras se encontraba internado y bajo el cuidado de dos custodios, se despertó a mitad de la noche y vio cómo la famosa monja le daba agua al paciente que estaba frente suyo. Solo uno de los oficiales también lo vio y entre ambos comentaron cuánto les llamó la atención la vestimenta”, explicó Alvarado.

El reo le contó a Vanessa lo helado que se había puesto el cuarto en ese momento y le dijo que al día siguiente, cuando comentó con el paciente atendido lo que había visto, ese hombre le dijo que no sabía de lo que hablaba, que él se había soñado lo de la monja, pero que no había llegado nadie a verlo.

Este 3 de julio para conmemorar el aniversario del hospital el personal y los bebitos recién nacidos usaron trajes alusivos a la época. Foto: Cortesía HSJD

“Ese día el muchacho amaneció muy animado y repuesto en su salud y le dieron la salida a los dos días, lo que solía pasar con todos los que viven la experiencia. El frío extremo es normal cuando hay apariciones paranormales”, puntualizó Alvarado.