Rocío Sandí, Eduardo Vega.10 junio

El presidente Carlos Alvarado tiene como agua pa’ chocolate a más de un aficionado al Cartaginés porque dejó ver, en broma, que podría cambiar el amarillo y el rojo de su partido por el azul brumoso y hacer campeón al equipo de la Vieja Metrópoli.

Lo dijo el lunes en una actividad del ICE y de inmediato empezó el chispero.

La cosa fue así: la prensa le preguntó si tenía un plan b en caso de que la Asamblea Legislativa no aprobara el préstamo de $1.778 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que necesita el país para enfrentar la crisis que trajo la pandemia.

Él respondió que dirigir al Cartaginés...

El presidente trató de salirse por la tangente pero más bien quedó mal. Foto: Presidencia.
El presidente trató de salirse por la tangente pero más bien quedó mal. Foto: Presidencia.

Los periodistas quedaron bateados, entonces Alvarado trató de ampliar, pero como que más bien alborotó el panal peor.

“A mí me gustan los retos difíciles. Ceo que Costa Rica tenía bastantes años de no ganar, entonces, así como estamos sacando esto adelante, creo que a Cartago también lo podemos sacar adelante”, dijo.

Esas palabras aluden a que el Cartaginés lleva 80 años sin ser campeón nacional (desde 1941) y darle un título se ve más rudo que sacar al país del barrial en el que lo puso el covid-19.

La cosa es que a muchos de les despertó el muñeco de la furia y en redes sociales criticaron al mandatario, dicen que su salida fue como comparar tomates con chayotes.

Ni pizca de gracia

Leonardo Vargas, presidente del Club Sport Cartaginés, dijo que el comentario de Alvarado no le hizo nada de gracia, pero tampoco le dio mucha importancia.

“No es bueno ser igual de chabacano que el presidente, él usó al Cartaginés de una forma en la que muchos aficionados se sintieron aludidos. Fue algo burlesco, pero a palabras necias, oídos sordos.

“Pienso que él tiene cosas más importantes en qué pensar, debe preocuparse por el Gobierno, en lo demás mejor calladito, del Cartaginés nos encargamos nosotros”, dijo Vargas.

El famoso personaje “el Galán” es cartago de corazón y se le subió el apellido cuando oyó las palabras del mandatario.

A los cartagineses no les hizo nada de gracia lo que dijo el presidente. Foto: Rafael Pacheco.
A los cartagineses no les hizo nada de gracia lo que dijo el presidente. Foto: Rafael Pacheco.

“Me tengo un colerón porque, con todo el respeto que se merece el presidente, él ha agarrado de chancho a todo este país, se ha burlado de todos en muchas cosas, digamos. Pero, juemialma, ahora sí estoy con un colerón porque se está burlando de todos nosotros los cartagos, hemos sufrido un montón y es muy feo. Digamos que eso es como que el papá de uno se burle de uno mismo”.

El Galán le contó a su mamá lo que había pasado y ella lo tomó con sabiduría.

“Me dijo ‘vea, papito, nada se hace con ser muy inteligente, tener estudios, tener plata, si sus principios no son buenos, si usted no respeta a la gente’. No puede ser que se burlen de uno, se siente un dolor, me dan ganas de llorar, ¿cómo es posible que el presidente también se burle de uno? Aquí que ni se arrime, que es que entrenador, ¡qué va a saber nada!”, dijo el Galán muy dolido.

Que lleve plata

Jeffry Muñoz, vecino de Cartago y fiel aficionado cartaginés, tomó las declaraciones del presidente en vacilón.

“Siento que la comparación que hizo es porque ve la presidencia y la dirección del Cartaginés como retos grandes, pero qué va, muy pocos se ganarían esa estrella de darnos un campeonato de nuevo”, dijo riendo.

“Eso sí, si llegara a pasar (Alvarado dirigiendo al equipo azul) ojalá que venga con bastante plata y con un buen proyecto que incluya ligas menores, eso es lo que hace falta aquí y sin plata no se puede hacer. Yo creería que es más fácil sacar a Costa Rica de la crisis, porque es un tema del país y es algo que queremos todos”, agregó.

El Galán está todo resentido con el presidente Alvarado. Foto: Rafael Pacheco.
El Galán está todo resentido con el presidente Alvarado. Foto: Rafael Pacheco.

Adrián Vargas es otro aficionado al equipo blanquiazul, pero a él las palabras del presidente le cayeron como una patada en el hígado.

“Ese señor no es de mi agrado y además creo que el país tiene muchas cosas de suma importancia en qué ocuparse como para ponerse a comparar la crisis nacional con la del Cartaginés. A como yo veo la cosa llega primero mi equipo a ser campeón que Costa Rica a flote con la difícil situación que enfrenta”.

El comentario del presidente Alvarado tuvo réplicas incluso en la Asamblea Legislativa, donde lo criticó la diputada Ivonne Acuña, ahora independiente y que pertenecía a Restauración Nacional.

“No se vale que usted se burle de los costarricenses como lo hizo el día de hoy (martes) cuando los medios de comunicación le preguntan que cuál es su plan b y usted se burla de miles de costarricenses diciendo que va a ir a entrenar y a tomas las riendas del Cartaginés, el equipo de futbol; no le haga eso al Cartaginés, señor presidente, ya suficiente ha sufrido ese equipo como para que usted meta la mano y lo sale”.