Karen Fernández.5 octubre

El cáncer le quita el sueño a cualquiera, literalmente.

Las secuelas de esta enfermedad se meten debajo de las cobijas de las pacientes que la padecen, ya que muchas no pueden dormir por múltiples aspectos que traen consigo los tumores.

El solo roce del cabello con la almohada produce la sensación de pinchazos en la cabeza. Foto: Shutterstock.com
El solo roce del cabello con la almohada produce la sensación de pinchazos en la cabeza. Foto: Shutterstock.com

A doña Sonia Araya le diagnosticaron cáncer de mama hace cuatro años y nos contó su testimonio.

“La caída del cabelllo es un de las mayores incomodidades, no solo por el hecho meramente estético de verse peloncita, sino que da mucha picazón. Al principio, cuando se va a caer, uno siente como que algo le anda caminando en la cabeza y son los poros que se van abriendo para que se caiga el pelo, esa picazón es muy incómoda a cualquier hora del día”, explicó Araya, quien es vecina de Aserrí.

Agregó que cuando empieza a crecer el cabello nuevamente es muy incómodo dormir, porque la cabeza se siente muy áspera y solo el hecho de rozarla con la almohada, siente como pinchazos.

Por su parte, Ana Gloria Romero, coordinadora de la Asociación Nacional Segunda Oportunidad de Vida (Anasovi) y también sobreviviente de cáncer de mama, dijo que con la pérdida de cabello, producto de la quimioterapia, también se siente mucho frío también y eso impide conciliar el sueño.

“Cuando ya no tienes cabello, te da frío, empieza a picar la cabeza, se siente molestia, dolor y no sabes en qué posición colocarte. Aveces ayuda usar un gorrito, pasarse un aceite y darse un masajito para aliviar la picazón”, contó Romero.

Ana Gloria Romero, sobreviviente de cáncer y coordinadora de Anasovi. Foto: Cortesía
Ana Gloria Romero, sobreviviente de cáncer y coordinadora de Anasovi. Foto: Cortesía

Comentó que dependiendo de la persona, le puede dar mucho sueño o insomnio.

El médico internista, Manuel Rojas explicó que esas alteraciones del sueño son muy normales en las pacientes con cáncer, por el proceso de ansiedad y depresión que sufren. A algunas les da insomnio, mientras que otras más bien pasan con fatiga y somnolencia.

“La autoimagen en las pacientes que pierden una o ambas mamas, o cuando pierden el cabello, también genera ambos extremos. Y un caso importante a resaltar es el caso de las mujeres que son diagnosticadas luego de haber pasado por la menopausia, pues están tomando un tratamiento hormonal que debe ser suspendido para afrontar el de cáncer”, agregó Rojas.

Dolorosa quimio

Otra situación que genera incomodidad general son las sesiones de quimio, que a partir del tercer día provocan dolor de cuerpo, similar al de la quiebra huesos, que tampoco deja dormir. Ahí lo mejor es consultarle al doctor qué puede tomar para aliviarse y no afectar la acción de la quimioterapia.

Fuertes dolores de cabeza, frío o calor extremo son parte de los síntomas que impiden dormir a las pacientes con cáncer. Foto: Shutterstock.com
Fuertes dolores de cabeza, frío o calor extremo son parte de los síntomas que impiden dormir a las pacientes con cáncer. Foto: Shutterstock.com

Romero hasta dio algunos bolados para las que estén pasando por esto actualmente, como abrigarse bien o usar una almohada especial que se coloca bajo la mama operada para que no se lastime.

“Hacer ejercicios unos cuarenta minutos, antes de acostarse, con una bolita anti estrés para abrir y cerrar la mano también ayuda al sistema linfático y poder dormir”, comentó la colaboradora de Anasovi.

En el caso de Yolanda Vásquez, quien actualmente lucha contra el cáncer de mama, dice que le dan muchas ganas de orinar, por lo que eso la hace interrumpir el sueño muy seguido.

“Otras noches paso con insomnio y dolor de cabeza por el roce de la almohada con los chonquitos de pelo. Además, trato de no dormir sobre el lado derecho que fue el que me operaron para sacarme trece ganglios”, contó la paciente.

Ayuda psicológica

Muchas de las incomodidades para dormir se deben a la preocupación de la paciente, por eso conversamos con la psicóloga de la Fundación Ross, Sussan Ortiz quien nos explicó porqué sucede.

“Cuando un paciente oncológico viene a consulta, es común que sufra de insomnio por la ansiedad, la tristeza, desesperación y angustia que vive por el proceso en sí que está enfrentando, por eso les brindamos terapia psicológica individual, en la que obtenemos información sobre el diagnóstico y les ayudamos a erradicar muchos de los mitos que tienen sobre la enfermedad”, explicó la especialista.

No se puede negar el efecto que les causa a las mujeres perder el cabello, por eso es bueno que compartan en los grupos de apoyo con otras que estén pasando por lo mismo o ya lo hayan superado.

“Ahí he oído donde una le recomienda a otras a usar aloe vera en la cabeza o hacerse masajes con el shampoo o algunas cremas especiales para aliviar la resequedad y los efectos secundarios”, dijo Ortiz.

También en las farmacias venden unos gorros de enfriamiento del cuero cabelludo que ayudan mucho a aliviar las molestias.

Ellas deben escoger su propia estrategia entre ir al psicólogo, a consejería, practicar técnicas de relajación, apoyo familiar y espiritual.