Nacional

Científicos confirman que volcanes Irazú y Turrialba están conectados

Calma del Turri permitió recuperación del lago en el coloso brumoso

Lo que muchos científicos y vecinos sospechaban hace mucho ya está confirmado: sí es cierto que los volcanes Irazú y Turrialba están conectados internamente y lo que ocurre en una estructura puede tener efectos en la otra.

Una reciente investigación de científicos italianos y costarricenses encontró que la reciente actividad eruptiva del volcán Turrialba afectó el nivel del lago del volcán Irazú. Estos volcanes de más de 3.000 metros sobre el nivel del mar están separados uno del otro por diez kilómetros de distancia.

La investigación acerca de la conexión entre los volcanes Irazú y Turrialba fue publicada el pasado 12 de julio en la prestigiosa revista científica “Earth Planet and Space” (planeta Tierra y el espacio). La investigación fue liderada por Dmitri Rouwet del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia, y contó con la participación de los vulcanólogos costarricenses Gino González, Raúl Mora y Carlos Ramírez.

El lago del volcán Irazú comenzó a formarse nuevamente a finales del 2017, cuando la actividad del volcán Turrialba disminuyó considerablemente.

“En Costa Rica siempre se ha dicho que estos volcanes son gemelos. Ahora podemos probar científicamente esta creencia popular”, dijo Gino González,

Además, González explica que gracias al análisis químico en las nacientes de ríos también se ha podido concluir que el volcán Turrialba crea un efecto de “sombra lluviosa” sobre el volcán Irazú, porque funciona como una enorme sombrilla que absorbe más cantidad de lluvia pesada proveniente del mar Caribe.

Otro de los hallazgos de la investigación es que el volcán Irazú libera gran parte de su energía mediante sus acuíferos.