Redacción .4 octubre, 2018
Los niños de la escuela Mauro Fernández han pasado a cachete en el comedor. Cortesía.
Los niños de la escuela Mauro Fernández han pasado a cachete en el comedor. Cortesía.

Tal y como pudimos verificar con la señora Alejandra Jiménez, directora del centro educativo, el servicio de alimentación se ha mantenido activo desde el 10 de setiembre, día en que inició la huelga convocada por los sindicatos.

Desde entonces, las cuatro cocineras han brindado el servicio de alimentación a los 130 estudiantes que están recibiendo lecciones. Incluso, la escuela está recibiendo a algunos hermanos de esos estudiantes que no pertenecen a la institución.

En la cocina las ollas siguen sonando fuerte, incluso desde el 10 de setiembre, día en que arrancó la huelga. Cortesía.
En la cocina las ollas siguen sonando fuerte, incluso desde el 10 de setiembre, día en que arrancó la huelga. Cortesía.

En esta semana publicamos una información sobre los comedores cristianos que están echando pa lante alimentando incluso a niños de escuelas que están cerradas por la huelga que arrancó el 10 de setiembre.

Una madre que tiene su hija en la escuela Mauro Fernández nos confirmó que la escuela estaba cerrada y por eso también el comedor, de ahí que ella, desde el 10 de setiembre, lleva a su hija al comedor de las Obras del Espíritu Santo en barrio Cristo Rey.

Las pancitas de los pequeñitos han estado bien llenitas de comida y cariño en la Mauro Fernández. Cortesía.
Las pancitas de los pequeñitos han estado bien llenitas de comida y cariño en la Mauro Fernández. Cortesía.

Sin embargo, la señora Jiménez nos confirmó que ellos mantiene abiertas sus puertas.

Miles de pancitas vacías

El ministerio de Educación confirmó que 79.286 estudiantes en todo el país no han podido llenar sus pancitas en los comedores escolares porque están cerrados. De acuerdo al último reporte, que es hasta el martes 2 de octubre, se tenía registrado que 1.978 de los 4.571 comedores escolares cerraron desde el 10 de setiembre, día en que inició la huelga de los trabajadores gubernamentales.

Donde menos pancitas se han llenado es en Guanacaste y la zona norte del país. En Cañas se confirmaron 99 comedores cerrados y en San Carlos 65, mientras que en San José había 24 centros educativos sin dar jamita.

En las regiones Grande de Térraba en Buenos Aires de Puntarenas y Coto (que cubre Corredores y Golfito), solo se cerraron 13.

A las autoridades de Educación lo que más les preocupa es que las zonas donde más se cerraron comedores es, precisamente, donde más necesidad hay de alimentar a los estudiantes hay, pues son zonas de extrema pobreza y, en la mayoría de casos, los niños que comen en el comedor escolar es la única comida que hacen al día

Ya están corriendo los de Educación con instrucciones a las Juntas de Educación de todo el país para que se muevan y suden la gota gorda con el objetivo de garantizar que por lo menos en todos los comedores escolares haya una comida al día mientras dure la huelga.