Karen Fernández.20 octubre, 2018

Lamentablemente cada vez son más los padres e hijos que sufren una separación abrupta en su relación luego de un divorcio.

Recuerde que en la separación de una relación de pareja, los hijos siempre estarán en medio y en muchos casos son los más perjudicados. Foto: Marcela Bertozzi
Recuerde que en la separación de una relación de pareja, los hijos siempre estarán en medio y en muchos casos son los más perjudicados. Foto: Marcela Bertozzi

Muchos incluso deben pasar por largos procesos judiciales para poder reunirse con sus hijos nuevamente, por eso, consultamos a la psicóloga de familia María Ester Flores sobre cómo recuperar la relación con los niños después de este tipo de situaciones.

“Lo primero que tiene que hacer es tratar de contar su historia en un lenguaje sencillo, de acuerdo a su edad. No acusar a la mamá, asumir su responsabilidad y contarle lo que le dolió la separación. Incluso pedirle perdón por la mala relación que se mantuvo entre los padres y que desencadenó en esta circunstancia”, indicó la especialista.

Otra recomendación de María Ester es evitar hacerle preguntas que puedan ser respondidas con un sí, no, bien o mal, como ¿qué tal te va en la escuela? ¿cómo van las notas?, es mejor contar primero detalles de su vida, como: ¿qué hace en el trabajo?, ¿quiénes son sus amigos? para que el niño agarre confianza y vea que él también puede hablar sobre sus estudios o sus compañeritos.

También puede preguntarle cosas como qué ropa, comida o música le gusta y comentarle que pueden ir a comprarla o prepararla juntos.

“Si se presenta algún silencio incómodo, decirle que entiende que por el momento no se siente cómodo, y que no se preocupe, que con el tiempo tendrá mayor confianza. También es importante pedirle permiso, cuando llegue la hora de despedirse, si puede hacerlo con un abrazo, un beso o simplemente darle la mano y respetar lo que él decida”, agregó Flores.

Según la psicóloga se requiere de mucha paciencia y amor para restablecer la relación y sanar las heridas que se tienen en el corazón. Por eso tampoco debe enojarse, ni reclamarle si cuando lo llama no le contesta el teléfono. Decirle que entiende que está ocupado o con sus amigos y que le diga a qué hora le queda bien que lo llame.

Muy importante es que no trate de comprarlo con regalos, porque eso solo lo malcría o hará que se aproveche.

“Recuerde que el daño que se le causa a los hijos con estas actitudes perdura para toda la vida y las peleas hacen que él les pierda el respeto a ambos padres. Pueden llegar a ser adultos celosos, controladores, que no creen en el amor, lo que puede impedirle ser un buen esposo o padre”, finalizó Flores.