Por: Karen Fernández.   1 julio

La entrada del IVA en la canasta básica es considerado como un desp...elote, según el economista Daniel Suchar.

El analista financiero asegura que, aunque el plan fiscal advertía que algunos productos pagarían impuestos a partir del 1 de julio de este año, la ley está caminando como si viviera en un país sin pandemia.

“Si uno se apega a la ley está correcto, pero ahora el entorno no es el más favorable, estamos viviendo una pandemia, muchas personas están sin trabajo y sin ingresos, por lo que desde los puntos de vista social y sicológico, Costa Rica es casi que el único país en el mundo que mete un impuesto en un momento como este. Además, los diputados, que son los responsables de modificar o atrasar esa ley, no lo hicieron”, explicó Suchar.

Daniel agregó que para él lo más sensato era atrasar el 1% de IVA en la canasta básica de seis meses a un año más.

Para que tenga una idea, según Suchar, si a una familia de clase media baja un diario le costaba unos 70 mil colones, ahora le saldrá en 70.700.

“Algunos podrán decir que un uno por ciento es poco y lo es, pero entre más bajos sean los recursos de una familia, más necesidad va a tener de comprar productos de la canasta básica, por lo que ese uno por ciento sí es un esfuerzo importante para muchas personas”, añadió.

Feo por todo lado

El IVA no solo aterrizó en la canasta básica desde este 1 de julio, sino también en el sector construcción y en el turístico, en ambos con un 4%, otro error según el economista.

“En vez de incentivar la construcción, le metés un cuatro por ciento a la compra de materiales y el sector turismo, que es uno de los más golpeados, si querés ayudarle, no le podés meter un impuesto en este momento porque la gente se lo va a pensar para ir a pasear”, explicó.

Por ejemplo, si una persona compraba 550 mil colones en sacos de cemento, ahora le costarán 55.400 y si alguien quería ir a hacer canopy, por ejemplo, y el tour valía 10 mil, ahora tendrá que desembolsar 10.400.

Por si fuera poco, en agosto llega otro garrotazo porque entra en vigencia la tercera etapa del IVA, la comprende un 13% de impuestos a servicios como Netflix, Uber, entre otros.

Los que sí y los que no
Los panes dulces o salados cuestan más a partir de este 1 de julio. Foto: Diana Méndez

Acá les desglosamos los productos de la canasta básica que pagan IVA y los que no.

El primer golpe será en el desayuno, pues el pan dulce, el bonete, el melcochón, la manita o la trenza o arrollado de queso le saldrán más caros, así como las tortillas de maíz sueltas o en paquete. Quedan por fuera las fritas o tostadas.

Otros que subirán son: las avenas normales e integrales, la Maicena, el trigo y el maíz y sus derivados para producir alimento para animales. Se salvan el maíz desgranado enlatado o preparado.

El arroz blanco, la masa y la preparada para chorreadas, harina de trigo, de yuca o pejibaye, las pastas, quedan por fuera las integrales o las rellenas.

La leche agria, leche en polvo, leche líquida, la natilla, el queso fresco, el queso rallado o molido (no incluye el tipo Mozarella) ni el parmesano.

Si ya la carne estaba fuera del alcance de muchos, ahora peor porque el bistec de res o cerdo, la carne molida, carne mechada, costilla res y cerdo, hígado, jarrete, posta con hueso, mondongo, posta o rabo. Chuletas de cerdo, pellejo, cabeza, rabo y orejas de chancho, tocino Queda excluido el lomo, lomito u otros cortes.

Y ni podrá sustituirlo con un huevito, porque estos también van para arriba, así como las alas de pollo, el pollo entero, menudos, muslitos o nuggets crudos, pierna o muslo entero con piel, trocitos de pollo, pechuga con hueso.

Chorizo menos el ahumado, mortadela, salchicha de pollo, res o cerdo, salchichón.

Atún en aceite, con vegetales, cabeza de pescado, bolillo, pescado entero. No incluye el salmón, el pargo, marlin, bonito, pangasius, corvina, trucha, róbalo y bacalao.

Los aceites de girasol, maíz o soya, la manteca y la margarina.

Frutas y vegetales
Las frutas y verduras también subirán un 1% por el IVA. Foto: John Durán

La comida saludable tampoco se salva y también le meterán la mano en el bolsillo por comprar: aguacates, bananos, carambola, cas, pipa, coco, guaba, guanábana, jocotes, limón dulce, limón mandarina, limón mesino, mamón, manga, mango, manzana de agua, manzana rosa, maracuyá, marañón, melón, mora, nance, naranja, papaya, pejibaye, piña, plátano, sandía, tamarindo, yuplón.

También el ajo, ayote, camote, cebolla, chile dulce, picante o jalapeño, chiverre, coliflor, cubaces, culantro, elote, flor de itabo, frijoles (rojos, negros y blancos), frijoles tiernos, garbanzos, lechuga, hojas de plátano, maíz cascado, malanga, ñame, ñampí, papa, pepino, pipián, rábano, remolacha, repollo, tiquizque, tomate, vainica, yuca y zanahoria.

El azúcar blanca, consomé de pollo y res, gelatinas en polvo, miel de abeja, sal, siropes, tapa de dulce entera o en polvo, el café (menos el descafeinado o soluble), la cebada, cocoa en polvo, horchata, pinolillo y bebidas hidratantes o energéticas.

Limpieza

Mantener la casa limpia también saldrá más caro al comprar: carbolina, bombillos, la escoba, pala para basura, palopiso o piojicida.

A algunos se les apagará la sonrisa pues los cepillos de dientes, la pasta y el hilo dental serán más caros. Foto: Shutterstock.com

Los cepillos de dientes, el hilo dental o la pasta de dientes, el papel higiénico, los pañales desechables, los fósforos y las toallas sanitarias delgadas, se salvan las ultradelgadas, nocturnas y protectores diarios.

Y aunque por ahorita no se están recibiendo lecciones presenciales en algún momento volverán a clases los estudiantes y los lápices y lapiceros, los borradores, los zapatos escolares menores de 13.620, témperas, compás, crayones, cuadernos, escuadras de 15 centímetros, transportadores, goma de 250 ml, hojas para portafolio, lápices de color, plasticina, regla escolar hasta 30 cms., tajador, tiza y los uniformes de preescolar, escolar o colegial.

189 productos son más caros a partir de este 1 de julio