Karen Fernández.8 septiembre, 2020

Este 9 de setiembre comienza la etapa de mayor apertura comercial desde que iniciaron las restricciones sanitarias por la pandemia y coincide con la mayor curva de casos que ha reportado el país hasta el momento.

Es por eso que será fundamental que apliquemos al dedillo los 12 mandamientos propuestos por Tomás Pueyo, autor de la teoría de la danza y el martillo e ingeniero francés de 38 años que se convirtió en una referencia global sobre el covid-19 tras la publicación de su artículo, que resultó determinante en las decisiones de muchos gobiernos, incluido Costa Rica.

Doce son los pasos que recomienda Tomás Pueyo para salir con bien en esta etapa de apertura. Ilustración: Francela Zamora
Doce son los pasos que recomienda Tomás Pueyo para salir con bien en esta etapa de apertura. Ilustración: Francela Zamora

La Teja conversó con el médico epidemiólogo Yayo Vicente para entender cada una de las propuestas.

1-Testeo: Lo que está haciendo el Ministerio de Salud es lo indicado. Los que proponen hacer pruebas masivas es para satisfacer el morbo de la gente. Si no hay síntomas y no se ha estado en contacto con un enfermo, no tiene sentido hacérsela. El testeo es para respaldar el diagnóstico clínico o epidemiológico.

Según la doctora María Luisa Ávila, ahora se requieren las pruebas rápidas o de aliento, ya que darían resultados en 30 minutos, pero en este momento se están validando, mientras que las PCR, que se usan ahorita, son costosas y dolorosas.

2-Rastreo de contactos: Permite aislar al posible contagiador. Si estuve en contacto directo con una persona positiva y me puedo aislar 14 días, en caso de que fuera a enfermarme, no enfermo a otros. Eso baja el riesgo. La descarga infectiva, uno no se enferma porque tocó una sola partícula viral, hay que tocar unas mil para que eso comience la infección en la persona.

Aunque estos son los dos puntos más técnicos y lo ideal sería que los explique el Ministerio de Salud, no recibimos respuesta, pese a que la consulta la mandamos hace cinco días.

3-Aislamiento para los infectados: El enfermo que sabemos que sí tiene el virus en su organismo puede convertirse en una fuente de contagio. Como no queremos que él contagie a nadie, se manda la orden sanitaria para bajar la circulación viral.

4-Cuarentenas para sus contactos: Como no se sabe directamente a cuánta dosis viral estuvo expuesta una persona que tuvo contacto directo con un contagiado, se manda a cuarentena a sus contactos para asegurarse que se corte la cadena.

5-Mascarillas: Son importantes por la dosis infectante, si uno aspira cerca de un carajo contagiado que acaba de estornudar, se traga todas las partículas virales del mundo y la posibilidad de que se enferme es muy grande. Si tiene la mascarilla, esa probabilidad disminuye casi que a cero. Pueden pasar dos o tres partículas pero, estas no son suficientes para enfermar.

El uso de mascarillas protege a quienes no rodean. Foto: Rafael Pacheco
El uso de mascarillas protege a quienes no rodean. Foto: Rafael Pacheco

Hay diferentes tipos, unas que sirven para no enfermar a otros porque nadie sabe si alguien está enfermo o no. Las de tela son para no enfermar a las otras personas porque cuando uno tose o estornuda no manda las gotas de saliva muy lejos. Las N95 protegen al personal médico.

Cuando uno inspira, la mascarilla se llena de partículas de polvo y otras cosas del lado de afuera (como una aspiradora) y la gente suele tocarla del lado más sucio porque hay que tener entrenamiento. A otros les pica la nariz y se meten el dedo por debajo de la mascarilla para rascarse y ¿para qué usarla entonces?

No comprar una mascarilla hoy y pretender usarla toda la pandemia porque por más que la lave se va deteriorando. Son mejores las que vienen con pliegues, que las lisas.

6-Higiene: Al quitarse las medidas públicas vamos a tener más libertad de andar en carro o de hacer compras que estaban más restringidas. La circulación de la gente va a aumentar y los virus van a tener más posibilidades de trasladarse de un lado a otro. Para evitar la infección se vuelve muy importante mantener el aseo, lavarse las manos bien, no solo mojárselas. Hacer énfasis en las yemas de los dedos y las uñas. Además de quitarse el reloj y otras alhajas y lavarlas porque eso también transporta virus. Lavar los objetos que todos tocamos.

Las cosas que traemos del súper es preferible limpiarlas o dejarlas sin tocar por 72 horas, si no las va a usar de inmediato.

7- Educación pública: Nosotros comenzamos a asumir la tarea de cuidarnos. La responsabilidad recae sobre cada uno de nosotros y no es que el ministro nos va a venir a lavar las manos a cada uno. Estamos confiados en que este es un pueblo educado, donde todo mundo tiene agua en las casas y ya conoce cuáles son las medidas de higiene para cuidarse.

8- Distanciamiento físico: Guardar un par de metros entre uno y otro para bajar probabilidades de que la saliva de otro le caiga encima. La cantidad de partículas que podemos respirar de una persona que está muy cerca nuestro es mayor a las que podemos tragarnos si estamos más lejos. No son medidas únicas, algunas se potencializan al unirlas todas.

9- Evitar juntarse en lugares cerrados: Entre más abierto el lugar, menos probable que se infecte, pero también influye el tiempo, no es lo mismo estar dos minutos en un lugar cerrado, como un ascensor, que estar más de una hora en una reunión. Por eso las salas de cine, donde vamos a estar encerrados dos horas no son como el mejor lugar para estar.

10- Mejorar la ventilación de lugares cerrados: Mantener puertas y ventanas abiertas para que entre la brisa y el sol. Igualmente en el carro. No poner el aire acondicionado a que recircule porque las posibilidades de que nos llegue el virus de otra persona aumentan.

Evite estar en molotes de gente para prevenir el contagio. Foto: José Cordero
Evite estar en molotes de gente para prevenir el contagio. Foto: José Cordero

11- Reducir las aglomeraciones: Si se le acercan mucho otras personas, recuérdeles que estamos en pandemia y que mantenga la distancia. Llámele la atención a quien estornude o tosa sin cumplir el protocolo. La sanción social es lo único que nos puede salvar.

Ahora sabemos que la gravedad de la enfermedad está relacionada con qué tanta cantidad de virus usted recibió en su nariz. Cuando se está en pelotas de gente, la persona se expone a más virus y procedentes de diferentes personas, lo que puede hacerlo más peligroso.

12- Restringir los viajes provenientes de países con prevalencia mucho más alta: Todo lo que sea traslados internacionales o nacionales innecesarios tienen que evitarse. Es lo que está haciendo el Ministerio de Salud.