Karen Fernández.16 noviembre, 2020

El último año de colegio es inolvidable. Las serenatas, las convivencias, las fotos del grupo, la firma de camisas, el baile, la graduación y por supuesto el compartir el día a día en las aulas y pasillos quedan grabados en el corazón, pero este año la pandemia se paseó en esos momentos maravillosos y la generación del 2020 quedará marcada por el coronavirus.

Valerie Gómez, Yaritza Ocampo, María José Araya, Juliana Zúñiga y Tatiana Guillén disfrutaron de las fotos de graduación y compartieron una cena para no perderse del todo la experiencia. Foto: Cortesía
Valerie Gómez, Yaritza Ocampo, María José Araya, Juliana Zúñiga y Tatiana Guillén disfrutaron de las fotos de graduación y compartieron una cena para no perderse del todo la experiencia. Foto: Cortesía

Una de las que se perdió esta posibilidad es Valerie Gómez, estudiante del Colegio San Luis Gonzaga, quien nos contó que al menos hace una semana pudieron hacerse la sesión de fotos de la graduación con todos los protocolos sanitarios.

“El viernes en la noche, por iniciativa de nuestros padres, nos reunimos a cenar con todos los cuidados las cinco compañeras que hemos estado juntas desde sétimo, pero el baile en sí que se acostumbra para esta época, no lo podremos tener”, contó Valerie de 17 años.

Además, coordinaron una caravana para el próximo 29 de noviembre en la que el estudiante vaya en el carro familiar con su burbuja por las casas de cada uno de los compañeros y así se irán sumando cada uno.

Los de Cartago centro, irán donde los de más lejos como Tres Ríos, Santa Rosa y San Gerardo de Oreamuno, Tierra Blanca y Orosi.

Aunque los papás y profes se han esforzado para que los estudiantes disfruten su último año es inevitable que se pierdan de esos momentos únicos que solo se viven en el cole.

“Es un poco triste porque desde que entré al colegio tenía la ilusión de usar el uniforme de quinto. Tuve la oportunidad de entrar al Covao en cuarto año, pero por las amistades que tenía y las actividades que se hacen en mi colegio para este año decidí quedarme, pero la pandemia no me dejó aprovecharlas”, agregó Valerie.

“Yo hasta tenía planeado el vestido que iba a usar en el baile de graduación. Al principio teníamos la esperanza de que a finales de noviembre todo acabara y pudiéramos celebrarlo, pero conforme se acercaba la fecha la fuimos perdiendo”, contó la joven estudiante.

En el caso de su sección, no hicieron serenata, ni firma de camisetas.

Frustración

Para la sicóloga de familia María Ester Flores, muchos de sus pacientes le han descrito la experiencia como una frustración e impotencia porque han escuchado todo lo que debían vivir este año como la serenata, el agradecimiento a los papás.

“Con mucho dolor y pena, sobre todo las chicas, me cuentan que no podrán usar el vestido de graduación, la convivencia, el paseo a la playa. Como humanos, los rituales nos permiten cerrar ciclos y abrir nuevos y parte de los rituales sociales son estos méritos al gane del esfuerzo”, explicó la especialista.

"Otro aspecto muy significativo para ellos es no poder abrazar a sus amigos de toda la vida, será una etapa que nunca más vivirán. Solo en el colegio tuvieron ese vínculo de amistad de todos los días, es algo que dejará un vacío, agregó Flores.

La salvaron
José Muñoz, Esteban Zumbado, Justin Madrigal y Daniel Sandoval durante una de las actividades de recaudación de fondos para su graduación en el 2018. Foto: Cortesía
José Muñoz, Esteban Zumbado, Justin Madrigal y Daniel Sandoval durante una de las actividades de recaudación de fondos para su graduación en el 2018. Foto: Cortesía

Aunque muchas de las tradiciones del último año del cole se mantienen de generación en generación, conversamos con Daniel Sandoval Medrano, quien se graduó en el 2018, otro año que tuvo sus complicaciones por la huelga de educadores que los hizo finalizar el curso de manera adelantada en setiembre.

“Como salimos antes, nos organizamos para que el día que debíamos ir a recoger las notas todos lleváramos la camiseta y los diarios para firmarlos, pero fue fácil porque no había ningún impedimento como ahora. Incluso pudimos hacer el baile y el paseo a Tambor, pero en nuestro caso no se acostumbra hacer serenata”, contó el egresado del colegio Madre del Divino Pastor.

Incluso, la ilusión del último año es tan grande que desde que se está en cuarto año se empieza a hablar de los preparativos y la organización de actividades extracurriculares con las que se financiarán los gastos.

“Al ser el último año, uno como generación se une más por la melancolía que uno sabe que va a dejar el cole y uno trata de aprovecharlo al máximo”, dijo Daniel.

Otras generaciones

La profesora de biología Sandra Torres nos habló desde su experiencia como educadora que ha vivido gran cantidad de graduaciones y su vivencia como graduando de la generación de 1979, del Colegio Diurno de Limón.

“Depende mucho de si son de colegio público o privado. Estos últimos ya nos han dejado de lado y no hacen la serenata a los profes, al menos en el que yo trabajo. En el caso del Liceo Mario Bourne (público) hasta hace dos años que me pensioné ellos sí la seguían haciendo”, explicó Torres.

En los colegios públicos también se mantiene muy arraigado lo de la firma de camisetas donde hasta le piden la suya a los profes.

Sandra Torres, profesora de Biología y graduada de quinto año en 1979. Foto: Cortesía
Sandra Torres, profesora de Biología y graduada de quinto año en 1979. Foto: Cortesía

“Me duelen los chiquillos, porque algunos como mi sobrina, han llorado montones porque ella tenía el sueño del vestido que se iba a poner para la cena. Quinto año es muy importante porque es como ese paso a la adultez y no dudo que para los demás chiquillos también es duro perdérselo”, agregó a educadora.

Sobre su graduación dice que nunca la olvidará, en especial porque mantiene su grupo de amigas de entonces y hasta dedicaron una canción a sus profes.

“La serenata fue mi primera noche fuera de casa hasta las cinco de la mañana. La cena la hicimos días antes de la graduación y todas las mujeres íbamos de blanco”, dijo la educadora.

En el caso de Carmen Navarro, graduada en 1983 del Colegio Nocturno de Cartago, también recuerda su último año que aunque fue difícil porque trabajaba y estudiaba contó con la despedida espiritual (una misa de acción de gracias), el baile, al que asistió con un vestido azul y zapatos de charol tacón número 7, y la lunada en el patio de su casa con todos los compañeros.