Karen Fernández.27 marzo, 2018
Los médicos de la CCSS recomiendan protegerse bien del sol y alimentarse bien para evitar alguna emergencia durante las procesiones. Foto: Mayela López
Los médicos de la CCSS recomiendan protegerse bien del sol y alimentarse bien para evitar alguna emergencia durante las procesiones. Foto: Mayela López

La Semana Santa siempre se ha caracterizado por tener días soleados y altas temperaturas que podrían jugarle una mala pasada si no toma las medidas necesarias.

Es por eso, que debe prepararse puras tejas y nada mejor que tener una buena hidratación y alimentación que le permita aguantar como los grandes las actividades de esta fecha tan especial, en la que destacan las procesiones y los paseos.

Otro cuidado, que debe acostumbrarse a realizar todos los días y no solo durante esta fecha es protegerse contra la radiación de los rayos ultravioleta del sol, ya que pegan igual de rudo, aunque el día esté nublado. Recuerde que es mejor prevenir que lamentar.

El médico Fernando Morales, director del Hospital Geriátrico Blanco Cervantes, les recomendó a los que asistan a las procesiones o actividades recreativas usar un bloqueador protección 50 como mínimo, un sombrero para proteger el rostro, camisa o vestido de manga larga, lentes de sol y sombrilla. El bloqueador debe ponérselo antes de salir de la casa y cada hora y media después aplicarlo de nuevo en las manos, las piernas, la cara, las orejas y la nuca.

6 u 8 vasos de agua se deben tomar para tener una buena hidratación.

Para evitar que le dé un patatús en media procesión por un bajonazo de azúcar o de presión, asegúrese de tomar sus medicamentos antes de salir de casa e irse bien desayunadito para que disfrute sin problemas los paseos o las actividades religiosas.

"Es determinante que al momento de iniciar cualquier actividad en la que haya demanda física bajo exposición solar o sin ella, se cuente con una hidratación adecuada, antes, durante y después de hacerla", explicó el doctor Roy Wong, especialista de la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la Caja.

En niños y adultos mayores es frecuente que el calor incremente el riesgo de deshidratación por lo que Wong sugiere que siempre anden con una botella con agua o sales de hidratación para estar tomando de a poquitos durante el recorrido.

Coma bien

Como la mayoría de las procesiones son en la mañana, desayune fuerte, de preferencia un pintico con huevo, jugo de frutas o panqueques con miel, que le den las calorías y proteínas necesarias para estar puras tejas durante la caminada o para aguantar el trajín del paseo.

Si en vez de las procesiones prefiere irse de paseo a la playa o la piscina, también tome en cuenta las recomendaciones ante la exposición al sol. Foto: Francisco Rodríguez
Si en vez de las procesiones prefiere irse de paseo a la playa o la piscina, también tome en cuenta las recomendaciones ante la exposición al sol. Foto: Francisco Rodríguez

Wong aseguró que, durante cualquier actividad, las frutas picadas son una excelente merienda para matar el hambre, o un sándwich liviano.

"En caso de una insolación, desmayos, mareos, dolor de cabeza o de estómago, palidez o visión borrosa, la persona debe colocarse a la sombra y en un lugar fresco. Además se le debe dar algo de beber", explicó Wong.

Otro consejo que debe considerar es llevar la merienda preparada de la casa, ya que es difícil determinar cómo se dio la manipulación de los alimentos que le ofrecen en la calle. Los dos especialistas recomiendan no comprar nada en las ventas callejeras.

Tampoco abuse de las comidas dulces ni pesadas durante estos días de la Semana Mayor.

El doctor Wong recordó estar siempre pendiente de las acciones de los niños y no perderlos de vista, principalmente, en los espacios con gran concentración de personas.

Finalmente, en el caso de los adultos mayores, es recomendable que vayan acompañados por otra persona para evitar caídas, debido al mal estado en el que están las aceras.