Nacional

¿De dónde salió la mascarilla del diputado Dragos Dolanescu?

El legislador cuenta que es un regalo y que por dentro debe poner otra desechable

El diputado independiente Dragos Dolanescu se robó ayer el show en la comparecencia del presidente Carlos Alvarado en la Asamblea Legislativa por el caso UPAD (Unidad Presidencial de Análisis de Datos).

La mascarilla que usó alborotó el avispero de los memes y del vacilón en las redes sociales.

Dolanescu aún seguía haciéndole preguntas al mandatario y ya circulaban imágenes que hacían el conecte con la película “50 sombras de Grey”, con Aníbal Lecter, el hambriento protagonista de “El silencio de los inocentes” o le decían que estamos en medio de una pandemia, no de una fiesta erótica.

Claro, es que la mascarilla es de cuero y con tiras, lo que despabiló la imaginación de más de uno y, como se dice, una cosa llevó a la otra.

En La Teja no podíamos quedarnos con dudas, así que llamamos al diputado para que nos hablara de la famosa mascarilla de cuero.

Nos dijo que se la regaló un amigo y que por eso la usa con cariño.

“Hace unas semanas se mandaron a arreglar todos los cuadros de los expresidentes (del salón de la Asamblea Legislativa). Gabriel Chinchilla fue quien tuvo tan importante trabajo y tiene una mascarilla igual, un día me regaló una y yo la recibí con mucho agradecimiento, la uso ya desde hace semanas y me gusta bastante”, explicó el legislador.

Añadió que Chinchilla las hace para dárselas a los campesinos porque a ellos las de otros materiales se les rompen muy rápido por el tipo de trabajo que hacen.

“Estas resisten más. Lo que uno hace es poner por dentro una de las mascarillas desechables y la cambia las veces que necesite”, dijo y hasta nos mandó una foto para ver el detalle.

Como más de uno ató cabos y vio un rastro “erótico” en la mascarilla de cuero negro del legislador, consultamos en la tienda Melocotón Sex Shop si allí vendían algo parecido y les mandamos la foto del diputado.

La persona que nos contestó los mensajes por medio de WhatsApp se sorprendió y hasta escribió “jajajajaja”... Y, sí, nos mostró imágenes de algunas cosas parecidas.

El vendedor dijo que no tenían algo exactamente igual, pero que, efectivamente, el tapabocas de Dolanescu tenía un aire (¿no sería un chiflón?) a algunos de los productos que usan parejas en juegos sexuales del tipo BDSM (bondage, dominación, sumisión y masoquismo).

“Son mordazas para juegos eróticos, específicamente bondage, donde la idea es limitar físicamente al sumiso ya sea con esposas, vendas en los ojos, sogas, entre otras cosas”, explicó el vendedor. De ese lado vino la asociación con las “50 sombras de Grey”.

El legislador dijo entender el vacilón que se armó y que muchas personas interpretaran mal el origen de su cubrebocas, pero --muy importante-- dejó claro que no tiene nada que ver con juegos eróticos.

Irene Jara, consultora en imagen pública y experta en temas de protocolo, nos dio su opinión sobre la mascarilla en cuestión.

“Definitivamente desentonó, otros legisladores usaron cubrebocas más sobrios, igual que sus trajes, quizá por lo que representa recibir al presidente, pero él no lo hizo, rompió con los protocolos y desvió la atención de algo tan importante como la comparecencia del señor Carlos Alvarado”, dijo.

“Todo comunica, no solo lo que decimos, sino también la forma de vestir, de caminar, de comportarnos y siempre debemos ser conscientes de eso para dar el mensaje correcto”, añadió.

Sobre algunas actitudes de Dolanescu hacia el mandatario dijo: “Se notó impertinente, irrespetuoso, incluso amenazante, al preguntarle si se acordaba que el en pasado le había dicho que sería duro con él”.

La diputada Laura Guido, del PAC, dijo al final de la comparecencia del presidente que sentía pena por el espectáculo “triste” que algunos habían dado en el plenario en una especie de “juicio” a Carlos Alvarado y que hubo un claro irrespeto a la división de los poderes de la República.

La comparecencia de Alvarado se extendió hasta las 5:58 de la tarde.

Rocío Sandí

Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos y Judiciales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.