Nacional

Demonólogo: “Garantizo que el resto de la familia no será víctima de esa maldición”

Jorge Bernaldez habló con La Teja sobre lo que encontró en la casa de la familia a la que ayudó a romper el hechizo

El sacerdote episcopal y demonólogo que descubrió unos entierros en el patio de una familia josefina le concedió una entrevista a La Teja para conocer detalles del caso.

Bernaldez comentó que en Costa Rica se dan muchos entierros y que se debe tener cuidado con esas actividades para no verse perjudicado.

–¿Qué ocurrió con esa familia?

Les echaron una maldición generacional. Les dije que yo no llegaría a tiempo para salvarle la vida al señor porque ese tipo de magia negra tiene un tiempo para actuar en su contra, pero después de que pasa ese periodo, se convierte en un mal (enfermedad). Lo único que garantizo es que el resto de su familia no será víctima de esto.

Jorge Bernaldez Calderín, demonólogo

–¿Quiénes podrían verse afectados por este tipo de cosas?

Según la Biblia se extiende hasta la cuarta generación. A ese hombre, los médicos nunca le encontraron nada y al final le diagnosticaron un cáncer con metástasis, pero al principio nunca supieron qué era, como es lo usual. El paciente falleció en paz y pudo despedirse de todos.

–¿Cómo llegó a la conclusión de que era una maldición?

Tengo un don de discernimiento o capacidad extranormal desde que nací que me permite ver cosas. A los seis años le dije a mi maestra que su esposo la iba a matar en la escuela y que le iba a cortar los pies, las manos y la cabeza. Ese hecho ocurrió en 1971 y salió en todos los medios de Cuba.

–La muchacha que hablo con nosotros dijo que usted expulsó a 79 demonios.

Por cada cruz que aparece en el entierro, hay siete espíritus. Una víctima de un mal de estos debe quedar protegido por la oración, sino va a volver el mal con seis espíritus más. Lamentablemente en occidente, los latinos tenemos sobre las tumbas el nombre del muerto, sus apellidos y las fechas de nacimiento y de muerte. Son los datos que se necesitan para conquistar al espíritu. Cuando esas personas van a los cementerios agarran tierra de tumba, por eso siempre aparecen frascos de vidrio, bolsas plásticas y hacen invocaciones. También pueden aparecer monedas para pagar a los espíritus el derecho al hogar sagrado que ha sido violentado.

–¿Cómo pueden afectar estas cosas a un ser vivo?

–Con velas negras, polvos, aceites y con oraciones, bendiciones o maldiciones, todo depende del tipo de energía. Les grabamos a estos átomos las intenciones que queremos en la memoria.

–¿Acaso esas cosas tienen memoria?

Todas las cosas son energía y tienen memoria. Masaru Emoto (médico alternativo y escritor) describió que el agua tiene memoria. Los humanos somos energía. Una persona malintencionada mediante un ritual puede grabar las intenciones e influenciar. Por eso, una medallita con una bendición para alguien da resultado porque queda grabada la intención de la abuelita que quiere proteger al nieto. Las intenciones se graban en los átomos de las cosas.

–¿Qué hace que una persona haga este tipo de trabajos?

La envidia, la competencia desleal. Luego se suman los pensamientos negativos, el efecto del mal. En Google hay más de un millón de tutoriales que tienen como objetivo destruir un matrimonio, enfermar a alguien o provocar una muerte. Lo venden como magia espiritual, pero son técnicas nocivas, diabólicas.

–¿Se cobra por hacer estos trabajos?

Tiene un costo, pero a esta familia no le cobré. Son buenas personas, los ayudé.