Nacional

Denunciarían a hermano del ministro de Salud por hacer fiestas en plena pandemia

En la última fiesta los invitados del hombre habrían causado daños en el condominio en el que vivía

Un hermano del ministro de Salud podría ser demandado en los próximos días por lo que vecinos de un condominio en Guachipelín de Escazú definen como un irrespeto constante a las medidas sanitarias contra el covid-19.

Una vecina que habló con La Teja y pidió no revelar su nombre, sostiene que el hombre estuvo haciendo fiestas en la casa incluso hasta este viernes en la madrugada.

Afirma además que habría incumplido las reglas del condominio y que invitados a esta última fiesta habrían causado daños a la propiedad. Debido a eso el dueño de la casa que Salas alquiló planea denunciarlo el lunes próximo.

Los hechos que le achacan al hombre --de apellidos Salas Peraza y 34 años-- habrían ocurrido en un condominio de cuatro casas y, al parecer, los problemas con él empezaron en noviembre del 2020, cuando llegó a vivir a ese lugar.

La vecina que nos habló, contó a La Teja la pesadilla que ha vivido desde enero, cuando compró la vivienda.

“Él no es el dueño de la casa, la alquilaba. Cuando llegó era el único que vivía en el condominio, entonces se daba gusto haciendo fiestas. Algunos vecinos externos nos contaron que llamaban a la Policía pero él le daba la orden al guarda de que no abriera el portón, entonces los oficiales no podían entrar.

“Tres días después de que yo llegué a vivir aquí me tocó ver la primera fiesta. Era algo terrible, a las tres de la mañana la música no lo dejaba a uno dormir y retumbaba toda la casa. Solo en el último mes hizo por lo menos cuatro fiestas. Nosotros, como vecinos, hablamos con el dueño y él le pidió que se comportara, pero nunca le hizo caso”, sostiene la mujer.

Afirma que las fiestas que presenció eran de 20 o 30 personas y sostiene que personas que vivían en el condominio desde antes le contaron que en diciembre hizo una con unos 300 invitados.

¿Cuál pandemia?

El ministro Salas --y todas las autoridades nacionales del campo de la salud-- nos han dicho desde el inicio de la pandemia que debemos cuidarnos mucho; según la vecina del condominio que nos dio su testimonio, nada de eso se veía en la casa del hermano de don Daniel.

“Ahí usted no ve una mascarilla, no hay distanciamiento social, hasta hemos visto que varios invitados toman del mismo vaso y tampoco se ve como que se laven las manos o se pongan alcohol para ingresar. Es una completa irresponsabilidad”, contó.

La afectada dice que los últimas dos fiestas --el sábado 20 (amanecer del domingo 21) y este jueves 25 (amanecer de viernes 26)-- fueron las gotas que derramaron el vaso.

El escenario era el mismo: mucha gente y nada de medidas sanitarias.

“Cuando se hacía tarde de la noche y la música seguía alta, los vecinos llamábamos a la policía y les abríamos el portón (a los oficiales), pero el inquilino mandaba a muchachos de la fiesta a que salieran a hablar con los oficiales, él no daba la cara.

“El fin de semana pasado fue tanto el relajo que tuvimos que bajar la cuchilla para que se quedara sin luz y no pudiera poner más música. Después de eso él quería irse, pero como habíamos cortado la luz no podía sacar el carro, entonces se puso a decir que iba a quemar la casa y el guarda lo dejó salir”, relató.

Afirma la vecina que después de esos hechos, Salas informó por medio de un correo electrónico que se iría de la casa.

“Nos dijeron que ayer (jueves) iba a llegar la gente de la mudanza, pero lo que llegó fue un equipo de sonido para una fiesta más, que se extendió hasta horas de la madrugada del viernes. El escándalo molestó no solo a quienes viven dentro del condominio, sino también a vecinos externos y de nuevo tuvo que llegar la policía.

“Apenas se fue la patrulla llegaron varios vehículos finos y hasta nos taparon los garajes a los demás, entonces todos los vecinos salimos a pedirles que salieran porque ya estábamos preocupados. Luego de eso se fueron los carros, pero quedaron otras personas en la fiesta, entonces volvimos a bajar la cuchilla para dejarlos sin luz.

“Unos muchachos que estaban en la fiesta agarraron una escalera y la pusieron en la casetilla del guarda y se subieron al techo y por ahí se salían y metían al condominio porque no podían abrir el portón. Fue tanto que hasta hicieron daños en la entrada y parece que en la casa también”, contó.

Dice la vecina que como la fiesta no terminaba, otra habitante del condominio salió y empezó a tocar el pito del carro y les gritó que cómo era posible que a las tres de la madrugada estuvieran en eso, que muchos de ellos debían ir a trabajar en pocas horas.

Varios se fueron, pero uno de los muchachos se habría quedado atrapado en el condominio y tuvo que meterse a la casa de Salas solo, porque el hermano del ministro ya se había ido. Dejó dicho --afirma la vecina que habló con La Teja-- que no se preocuparan porque no iba a volver.

“Hoy (viernes) estuvieron haciendo los arreglos de las cosas dañadas, pero al menos sabemos que no habrá fiesta. Pobrecitos los nuevos vecinos que ese hombre vaya a tener porque se les va a acabar la paz”, dijo la mujer.

La Teja intentó comunicarse con el hermano del ministro llamando y enviando mensajes a un número de teléfono registrado a su nombre, pero quien contestó colgó una vez que nos identificamos.

Enviamos también una consulta al ministro de Salud, que si bien no es responsable por lo que habría hecho su hermano, ha sido enfático en que todos debemos respetar las medidas de distanciamiento social en la lucha contra el coronavirus.

La respuesta que obtuvimos fue corta: “don Osvaldo no vive en ese lugar desde febrero”.

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.