Bryan Castillo.1 mayo
Karine Niño (segunda de izquierda a derecha) estuvo al punto del desmayo por no comer. Foto: Fracción PLN.
Karine Niño (segunda de izquierda a derecha) estuvo al punto del desmayo por no comer. Foto: Fracción PLN.

La diputada Ana Karine Niño, del Partido Liberación Nacional, pasó verdaderos hambrones este 1° de mayo en la elección del nuevo presidente de la Asamblea Legislativa.

La votación la ganó su compañero Carlos Ricardo Benavides, con 40 votos a favor frente a los 17 que obtuvo su contrincante, el socialcristiano Erwen Masís.

Niño, quien es congresista por la provincia de San José, nos dijo que se levantó a las 6:20 de la mañana para alistarse, pero que debió haber estado en pie desde las 5:30 a.m.

“El despertador no me sonó entonces mi esposo y mis hijos tuvimos que correr más de la cuenta porque teníamos al tiempo en contra”, contó.

La diputada llegó bastante elegante, como siempre. La acompañaron su esposo Cristian Enrique Garnier y sus hijos Luciana y Matías.
La diputada llegó bastante elegante, como siempre. La acompañaron su esposo Cristian Enrique Garnier y sus hijos Luciana y Matías.

Este atraso provocó que ninguno tuviera tiempo para desayunar en casa, claro que el resto de su familia sí lo pudo hacer en el Congreso.

“Fue todo a la carrera, me levanté para alistarme, peinarme, maquillarme... Fue una mañana bastante ajetreada. Luego tuve que alistar a mis hijos para que me acompañaran, fue bastante complicado, pero por dicha llegamos a tiempo", añadió.

Cuando llegó al Congreso lo primero que hizo fue reunirse con sus compañeros de fracción, es decir, no le dio chance para comerse alguito.

Mientras se elegían a los representantes del nuevo directorio, la verdiblanca siempre estuvo concentrada pese a soportar los dolores de estómago que le ocasionó no tomar la comida más importante del día.

Niño al fin pudo almorzar a las 3 de la tarde, de hecho, fue a esa hora que nos atendió y nos confesó que estaba comiendo.

“Comimos una ensalada, un pan, arroz y vainicas, casi me desmayo por tanta hambre que aguanté”, expreso entre risas.