Shirley Sandi.11 enero
Almuerzo servido durante las vacaciones en la escuela Santa Rita de Río Cuarto. Foto cortesía.
Almuerzo servido durante las vacaciones en la escuela Santa Rita de Río Cuarto. Foto cortesía.

La diputada Nidia Céspedes, del bloque independiente Nueva República denunció que los estudiantes de escuelas públicas están recibiendo suculentos almuerzos en los comedores escolares en época de vacaciones y que eso es un “alegrón de burro” porque cuando reinicien las clases volverán a recibir complementos que, aseguró, los dejan con hambre.

Según explicó la legisladora, durante las vacaciones se dio a la tarea de visitar algunos de los 200 centros educativos que tienen el comedor abierto en vacaciones y se percató de que esta situación ocurre en las escuelas Santa Rita en Río Cuarto, El Roble de Santa Bárbara de Heredia, 15 de agosto en Tirrases de Curridabat y San Felipe de Alajuelita.

Según la legisladora, en esos centros educativos solo se les da a los alumnos un complemento (como una merienda) cuando están en clases y no pueden repetir.

“Este complemento es a veces una torta de ayote con agua y una ensalada, o una galleta María con agua”, indicó.

Pero agregó que ahora en tiempo de vacaciones sí reciben una alimentación más completa, entonces la legisladora se cuestiona por qué no se les puede dar buena comida todo el año, ya que también recibió denuncias de buseteros que dicen que algunos chiquitos se desmayan del hambre.

Así es como almuerzan los niños en los comedores escolares durante las vacaciones. Foto cortesía.
Así es como almuerzan los niños en los comedores escolares durante las vacaciones. Foto cortesía.
"En estos días las caras de los niños son distintas porque les sirven un almuerzo bien rico y nutritivo; sin embargo es solo un ‘alegrón de burro’, porque reciben esa alimentación en vacaciones y en el tiempo lectivo la historia es otra. Por ejemplo, los seiscientos escolares de la escuela de Tirrases vuelven a los complementos y por eso pregunto: ¿Por qué en vacaciones sí pueden almorzar y no en tiempo lectivo?, ¿son los mismos niños?, ¡qué alguien me explique!”, señaló Céspedes.
Todo va de acuerdo a las calorías

Leonardo Sánchez, director de programas de equidad del MEP explicó que en las escuelas que señala la diputada tienen un horario alterno, es decir, solo van cinco horas a clases (de 7 a. m. a 12 p. m. y de 12:30 p. m. a 5 p. m.) y por esta razón, durante las clases solo pueden darles un tiempo de comida que corresponde al complemento (merienda).

No obstante, aseguró que es una comida completa y que no es ayote con agua como indica ella. “Los complementos no son tan distintos a un almuerzo, un ejemplo es emparedado de pollo, ensalada de lechuga, piña y agua”, indicó.

El funcionario aceptó que durante las vacaciones, en los 200 centros educativos que abrieron sus comedores se está ofreciendo almuerzo y no un complemento.

Aún así agregó que de acuerdo al nuevo menú del MEP que aplican desde el 2016, todas las comidas están basadas en un análisis técnico hecho por especialistas en nutrición de la UCR, que define la cantidad de calorías que se requieren de acuerdo a la edad y el horario.

El nuevo menú se adoptó luego de que diversos estudios determinaran que el 40% de los niños sufrían de obesidad.

“Nosotros a cada centro educativo le hemos entregado un menú con distintas opciones que van entre doscientos cuarenta y trecientos veinticinco calorías, porque cubrimos la cuarta parte de lo que el estudiante requiere en el día y además les asignamos el monto suficiente en dinero para preparar los alimentos. Tenemos que ser responsables y fomentar hábitos saludables de alimentación. De todas formas iremos a hacer una inspección a estas escuelas que señala la diputada”, aseguró Sánchez.