Rocío Sandí.3 septiembre

Durante los meses de la pandemia el Hospital de Niños ha tenido un aumento en la atención de chiquitos quemados.

Las autoridades aseguran que normalmente durante las vacaciones escolares aumentan las quemaduras en los más pequeños de la casa y como debido al covid-19 muchas familias están en sus hogares y los estudiantes no están yendo a los centros educativos, las estadísticas son similares a las de esos periodos.

Los pequeños que más sufren quemaduras son los menores de cuatro años. Foto: Shutterstock.
Los pequeños que más sufren quemaduras son los menores de cuatro años. Foto: Shutterstock.

Este jueves arrancó una campaña llamada “Una quemadura debe prevenirse” en el lanzamiento de la campaña participaron representantes del Hospital de Niños y el PANI.

El doctor Carlos Siri, representante de la Asociación Sobreviviendo a Quemaduras del Hospital Nacional de Niños (Asoquem), dijo que durante el año pasado en el centro médico se atendieron 309 angelitos quemados, mientras que entre enero y junio del 2020 se atendieron 176, por lo que calculan que el año cierre con al menos 150 quemaditos más, lo que representa un aumento del 14%.

“Una quemadura en un niño no es un accidente, es una desatención, tenemos que ver que está pasando y por qué los niños están mas seguros en las escuelas que en los hogares, hay que ver si los cuidadores están más pendientes de las redes sociales y de los celulares que de los pequeños”, dijo el médico.

Cifras que preocupan

Gladys Jiménez, directora del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), dio cifras que realmente preocupan, ya que dejan en evidencia que los chiquitos no están siendo cuidados cómo deberían.

Ella dijo que ocho de cada diez niños que resultan quemados lo hacen mientras están al cuidado de un adulto; cinco de cada diez se queman en el área de la cocina de su propia casa, seis de cada diez lo hace con líquidos calientes, siete de cada diez son menores de cuatro años y seis de cada diez son varones.

Los pequeños no deben estar nunca sin supervisión de adultos. Foto: Shutterstock.
Los pequeños no deben estar nunca sin supervisión de adultos. Foto: Shutterstock.

Jiménez dijo que en el PANI también han registrado un aumento en las denuncias de negligencias por parte de los papás. Durante el 2019 se registraron 19 mil reportes de este tipo, mientras que solo de enero a julio de este año se reportaron 12 mil.

La funcionaria dijo que por negligencia se refieren a casos de menores desnutridos, sin medicación, sin vacunas o hasta pequeños que son dejados solos en sus casas.

Las autoridades piden a los padres de familia tener mucha precaución en las casas y no pensar que sus hijos nunca sufrirán una quemadura, sino prevenir para que eso no ocurra. Entre las principales medidas están no permitir que los niños usen andaderas, mantenerlos lejos de la cocina y no descuidarnos ni un momento.

“Cuando un niño se quema hay que llevarlo al hospital, nunca deben utilizar remedios caseros como pasta de dientes, café o aloe”, doctor Carlos Siri: