Eduardo Vega.9 enero

Para un millón y medio de costarricense, el salario se convierte en una pagadera de deudas, porque estamos hasta el cuello: debemos 30 mil colones de cada 100 mil que nos ganamos.

El pago de deudas consume el 30% de los ingresos para un 28% de los costarricenses, esto según el estudio “Nivel de Bancarización y Capacidades Financieras de los Costarricenses”, de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), por eso al iniciar el año es fundamental poner en orden las finanzas, para no verse en apuros en los meses siguientes.

Al menos organice los pagos fijos como los recibos y el alquiler para que pueda entender mejor cuánto le queda libre. Archivo.
Al menos organice los pagos fijos como los recibos y el alquiler para que pueda entender mejor cuánto le queda libre. Archivo.

“Al iniciar el año es recomendable revisar cómo están los ingresos y los gastos. Es necesario comenzar a trabajar con un presupuesto, que permita identificar claramente de cuánto dinero se dispone y cuáles son los gastos, tanto fijos (pago de la hipoteca o el carro), como variables (alimentación, ropa, servicios, etc). También es importante incluir el ahorro dentro del presupuesto, para comenzar con el hábito, indicó María Isabel Cortés, Directora Ejecutiva de la ABC.

El estudio también determinó que para un 250 mil ticos, el 5,1%, el pago de deudas representa más del 51% de sus ingresos. O sea, esas personas por cada tejita que se ganan, deben pagar 50 mil en deudas.

Además, reveló que la mitad del país planifica y hace un presupuesto, pero solo el 40% lo cumple, o sea, casi nadie. Además, más de la mitad de los cinco millones de ticos, según se puede entender de la encuesta, reconocen que alguna vez se han quedado cortos para cubrir los gastos básicos del hogar.

Orden y nada compras locas

Planificar durante el año: La mayor parte de nuestros gastos se saben de ante mano, así como nuestros ingresos, de esta forma podemos desarrollar la cultura de presupuestar nuestra economía personal o familiar a lo largo del año, administrando los ingresos de manera ordenada y ejecutando el gasto previa planificación.

Un plan financiero permite que los miembros de la familia tengan mayor consciencia del gasto, los precios y se vuelvan consumidores más responsables. Se entiende muy bien que vivimos a coyol quebrado, coyol comido, pero si al menos ordenamos el pago de recibos y del alquiler, se logra tranquilidad y orden.

Refinanciar deudas: Para quienes se encuentran, en este enero, en condición crítica, con deudas que exceden su capacidad de atenderlas en los plazos comprometidos, pueden procurar una fusión o refinanciamiento, mediante los programas que tienen las entidades financieras autorizadas. Esa es una forma para aliviar la presión financiera presente y ordenar sus finanzas en el mediano plazo.

Si tiene varias deudas, es mejor que las refunda en un solo préstamos para que así no pague muchos picos en diferentes lugares y se le librere un poquito el salario. Archivo.
Si tiene varias deudas, es mejor que las refunda en un solo préstamos para que así no pague muchos picos en diferentes lugares y se le librere un poquito el salario. Archivo.

Lo mejor es que se acerque al banco, presente la situación y trate de buscar alternativas, esto le permitirá saldar los compromisos y evitar manchas en el historial de crédito.

Aprovechar inteligentemente las ofertas: Las ofertas en enero pueden ser una buena oportunidad para adquirir algunos bienes a mejores precios, sin embargo; debe asegurarse de que lo que va a comprar sea realmente necesario. Esa es la mejor forma de aprovechar las ofertas de esta época del año.

Uso inteligente de los ingresos extraordinarios: Los ingresos extraordinarios –aquellos que se producen una sola vez u ocasionalmente como el aguinaldo y dividendos de asociaciones- deben ser destinados a atender, igualmente, gastos o inversiones extraordinarias o para ahorrarlos para situaciones especiales o imprevistos.

O sea, con el salario mensual pagar los recibos mensuales, con la platica que nos entra extra, tratar de guardar para días más duros.