Rocío Sandí.19 enero

José Uriel Delgado Corrales, el tico más viejito del país, se despertó este martes muy animado porque sabía que le iban a poner la vacuna contra el covid-19.

El valiente de 120 años, a quien de cariño le dicen Chepito, vive en el Hogar de Ancianos de Piedades de Santa Ana, el primer lugar de ese cantón josefino donde se aplicó el medicamento contra el coronavirus.

Chepito tiene 120 años y vive en un hogar de ancianos en Santa Ana. Foto: COOPESANA R.L.
Chepito tiene 120 años y vive en un hogar de ancianos en Santa Ana. Foto: COOPESANA R.L.

La funcionaria de Salud que le dio el pinchazo fue Kathlen Barquero, jefa de enfermería de COOPESANA R.L, empresa que administra el Área de Salud de Santa Ana. Es enfermera desde hace 15 años y también es epidemióloga; los últimos diez años ha laborado atendiendo pacientes en Santa Ana.

La funcionaria dice que disfruta mucho su trabajo, sobre todo cuando se trata de llevar alegría y esperanza a los pacientes, por lo que el participar en la campaña de vacunación la tiene muy motivada.

Kathlen contó que Chepito es un gran conocido de ellos, ya que varias veces han llegado a vacunarlo contra la influenza.

“Ya habíamos destinado este hogar de larga estancia como el primero en aplicar la vacuna y claro que nos acordamos de Chepito porque lo tenemos muy presente, él es muy conocido y querido por nosotros, nos llena mucho de alegría verlo bien pese a su edad.

“Cuando llegamos vimos que estaba muy emocionado, él fue el primero de los 23 viejitos del centro en recibir la vacuna y en todo momento estuvo contento, tranquilo, muy relajado, nada de nervios, quizá porque ya está acostumbrado a que lo lleguemos a vacunar. Después de que le apliqué el medicamento me dijo: ‘muchas gracias’ y eso me llenó de satisfacción.

Kathlen Barquero, quien vacunó a Chepito, es enfermera y también epidemióloga. Foto: COOPESANA R.L.
Kathlen Barquero, quien vacunó a Chepito, es enfermera y también epidemióloga. Foto: COOPESANA R.L.

“Para mí fue un orgullo enorme vacunar a la persona más longeva del país, sobre todo por lo que significa en este momento, nuestros adultos mayores son muy vulnerables ante el covid-19 y por eso decidimos arrancar la campaña aquí en Santa Ana en los hogares de larga estancia. Este fue el primero y hoy mismo (martes) vamos a ir al de Villa Esperanza, en San Rafael”, dijo la enfermera.

Kathlen dijo que pudieron vacunar a todos los viejitos del centro de Piedades, ya que ninguno tenía impedimentos o contraindicaciones, además, le pusieron el medicamento a 18 trabajadores del lugar. En el proceso estuvieron presentes médicos, por aquello de que alguno tuviera una reacción, pero todo transcurrió con normalidad.

23 viejitos vacunaron en ese hogar de ancianos
Luz de esperanza

Barquero dijo que para ella es un gran honor llevar el medicamento a quienes más lo necesitan porque con él lleva también dosis de esperanza en momentos de mucha incertidumbre.

“El año pasado fue muy duro y desgastante para todos y el que este 2021 lo empezáramos con las vacunas contra el covid-19 nos vuelve a los costarricenses muy privilegiados, eso es algo que debemos valorar.

El valiente estuvo relajado mientras lo vacunaron. Foto: COOPESANA R.L
El valiente estuvo relajado mientras lo vacunaron. Foto: COOPESANA R.L

“Esto significa una luz de esperanza que nos avisa que ya está más cerca el final de la pandemia, pero a la vez nos llama a la responsabilidad porque la aplicación de la vacuna debe ir acompañada de las otras medidas que ya conocemos: el uso de la mascarilla, el distanciamiento social, el respeto de las burbujas, no ir a actividades masivas.

“Es cuestión de tiempo para que todos estemos inmunizados, pero mientras tanto debemos seguir cuidándonos”, expresó la experta.

La trabajadora hizo un llamado especial a la población para extremar las medidas en el cuido de los viejitos, ya que son los que llevan la peor parte cuando se infectan con el virus. Fue clara en decir que la salud de los adultos mayores depende de los familiares que los rodean y un descuido podría ser fatal.

La jefa de enfermería dijo que este miércoles empezarán a vacunar al personal de Salud de Santa Ana, empezando con quienes atienden a pacientes con coronavirus.

Nuevos casos

El país sumó 2.690 casos nuevos de covid-19 en los últimos cuatro días. Fueron 958 el sábado 16 de enero, 508 el domingo 17, 363 el lunes 18 y 861 casos este martes.

Con estas cifras ya son 186.877 las personas que se han contagiado de coronavirus. Son 91.912 mujeres y 94.965 hombres, de los cuales 163.524 son costarricenses y 23.353 son extranjeros.

Los viejitos se mostraron muy agradecidos con el personal de Salud. Foto: COOPESANA R.L
Los viejitos se mostraron muy agradecidos con el personal de Salud. Foto: COOPESANA R.L

Se contabilizan 144.030 personas recuperadas, de las cuales 70.710 son mujeres y 73.320 son hombres.

552 personas están hospitalizadas, 236 de ellas en cuidados intensivos, con un rango de edad de cero a los 93 años.

El sábado se dieron 17 lamentables fallecimientos, el domingo fueron 16, el lunes se sumaron nueve y este martes se dieron 19. Ya son 2.477 las muertes relacionadas con el coronavirus: 932 mujeres y 1.545 hombres.