Nacional

Epidemiólogo: “No hay que sorprenderse si Costa Rica pronto tiene casos de viruela del mono”

Ministerio de Salud les pide a los hospitales estar alerta ante cualquier persona con síntomas de la viruela del mono

La viruela del mono ya empezó a mover las ramas en el ministerio de Salud, pues esta institución les envió este jueves una alerta a los servicios de salud públicos y privados para identificar y notificar a las Áreas Rectoras de Salud y a la Dirección de Vigilancia de la Salud sobre aquellos casos que se ajusten a esta enfermedad.

Ante este panorama, La Teja conversó con el epidemiólogo Yayo Vicente sobre el tema y lo qué se puede esperar.

“No hay que sorprenderse que Costa Rica pronto tendrá algunos casos porque como podemos ver en el mapa, es que están adquiriendo la enfermedad los países que tienen buena renta (ingresos) y Tiquicia es renta media, es decir que nuestra población viaja bastante, lo cual genera un incremento de riesgo importante. Entre más pobre el país, menos posibilidad tiene de adquirirla de primero”, explicó Vicente.

Según Vicente, la forma de transmisión ha cambiado, ya que antes la diseminación empezaba en Oriente, se iba a Europa, luego a Norteamérica hasta bajar a Suramérica, pero ya no ocurre así porque los viajes en avión por todo el mundo posibilitan que la ruta de contagios sea menos previsible y errática.

La alerta emitida por el ministerio de Salud hace que la Dirección de Vigilancia de la Salud en conjunto con un grupo técnico interinstitucional, continúe con el análisis permanente del avance de esta enfermedad y adjunte nueva información disponible que les permita trabajar los lineamientos para su vigilancia adecuada.

“Al igual que con el covid, tenemos mucho que aprender de esta enfermedad, aunque ya conocemos algo porque fue detectada por primera vez en humanos en África, en 1970. Como descubrió Charles Darwin, los gérmenes no vienen de la nada y como en ambas enfermedades, estos vienen de los animales, por lo que hay que tener más cuidado cuando nos relacionamos con estos porque sus gérmenes se adaptan al ser humano”, agregó el epidemiólogo.

¿Cómo se transmite?

La viruela del mono es una enfermedad rara, causada por el virus monkeypox, que se transmite principalmente por gotículas respiratorias, por contacto directo o indirecto con sangre, fluidos corporales, lesiones de la piel o con las mucosas de animales infectados.

También puede transmitirse de forma secundaria o de persona a persona por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados con los fluidos del paciente o materiales de la lesión.

Una ventaja que destaca Vicente de la viruela del mono, con relación al covid, es que esta no se transmite vía aérea, lo que hace más difícil su transmisión, pero aclara que eso no significa que no haya que extremar los cuidados.

El médico recordó que hay muchas generaciones que no han recibido ninguna vacuna contra la viruela, por lo que esa es la población que se debe estudiar. Recordó que a los mayores de 53 años, los vacunaron contra la viruela y es muy posible que tengan alguna inmunidad por memoria inmunológica.

Según datos publicados por la especialista Vicenta Machado y suministrados por Leandra Abarca, coordinadora de Inmunizaciones de la Caja Costarricense del Seguro Social, el último caso de viruela (normal) en Costa Rica fue en 1933 y se considera eliminada en nuestro país desde 1943.

Se hicieron dos campañas de vacunación en el país en 1950 y 1959 con dosis donadas y a partir de 1960 se dejó de aplicar, 20 años antes de la erradicación mundial que se declaró en 1980.

“Hay que ver cómo se va a comportar el virus en poblaciones distintas que conviven actualmente entre nosotros como la gente inmunosuprimida (con sida, trasplantados, a los que mantienen con el sistema inmunológico reprimido para que no rechacen órganos o no tengan asma). Deben tener mucho cuidado”, continuó Vicente.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas más comunes están: fiebre, dolores de cabeza, musculares y de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento. El período de incubación (tiempo desde la infección hasta los síntomas) de la viruela del mono suele ser de 7 a 14 días, pero puede oscilar entre 5 y 21 días. Asimismo, los síntomas pueden durar entre 2 y 4 semanas.

Según las recomendaciones generales de la Organización Mundial de la Salud es importante para la población reforzar las medidas de prevención y control de enfermedades infecciosas respiratorias que incluyen:

  • Lavado de manos frecuente.
  • Cocinar adecuadamente los alimentos (principalmente carne y huevos).
  • Evitar el contacto cercano con personas con síntomas de enfermedades respiratorias.
  • Practicar protocolo de tos y estornudo.

Pese a la multiplicación de casos de viruela del mono, aún es “un poco pronto” para hablar de epidemia, aunque debemos permanecer alerta, asegura el epidemiólogo Antoine Flahault, director del Instituto de Salud Global en la facultad de Medicina de la universidad de Ginebra.

“Estamos viendo la aparición de un proceso inusual que aún no está claro si se convertirá en una explosión epidémica o se limitará a una propagación más contenida. En los últimos días, el número de casos notificados se ha duplicado en tres o cuatro días, lo que podría indicar el crecimiento exponencial de una ola epidémica”, dijo Flahault.

El informe del fin de semana del la OMS habla de 92 casos confirmados y 28 sospechosos en 12 países, sin que se hayan registrado hospitalizaciones ni fallecimientos; sin embargo, reportes hechos por investigadores independientes hablan que a este jueves 26 de mayo, hay 321 confirmados y 95 sospechosos en 21 países. Solo un país de América Latina está en la lista: Argentina, que reporta un caso sospechoso.

Karen Fernández

Karen Fernández

Periodista con una licenciatura en Producción de Medios. Forma parte del equipo de Nuestro Tema y tengo experiencia en la cobertura de noticias de espectáculos, religiosos, salud, deportes y nacionales. Trabajo en Grupo Nacion desde el 2011.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.