Shirley Sandí.10 febrero
El abuso sexual es el secreto más guardado dentro de los trastornos. Fotografía: Shutterstock
El abuso sexual es el secreto más guardado dentro de los trastornos. Fotografía: Shutterstock

La serie de denuncias y casos de supuesto abuso sexual dados a conocer en los últimos días, han generado también en las redes sociales una ola de críticas a las aparentes víctimas por destapar lo ocurrido mucho tiempo después.

La Teja conversó sobre esta conducta con la sicóloga María Ester Flores, quien explicó que el contexto de educación y formación de nuestra sociedad hace que las víctimas de abuso sexual callen por muchos años y se atrevan a denunciar hasta que exista un factor que las impulse.

"Hemos crecido en una cultura donde hablar de la sexualidad en términos generales es reprimido, así que muchos menos las víctimas lo harán sobre un trastorno o conflicto que hayan enfrentado.

“La crianza es una represión de todo el contexto sexual, en detrimento en la mujer. Por esta razón el inconsciente guarda eso en la memoria y le recuerda que eso es vergonzoso. Las víctimas sienten mucho miedo y vergüenza de que nos les crean. La sexualidad es un tema tabú, cuando hay un abuso hay un shock y el inconsciente dice ‘mejor olvidemos esto porque es vergonzoso’. El abuso sexual es el secreto más guardado dentro de los trastornos, pues hay un miedo a ser juzgada”, aseguró la especialista.

Flores indicó que uno de los mecanismos de defensa de las víctimas es obviar y evitar recordar lo sucedido; sin embargo, esto conlleva a que la persona lo reprima por muchísimos años y vaya creando síntomas que pueden durar entre 20 o 30 años.

"El inconsciente lo guarda como un archivo y lo reprime para mitigar el dolor, pero el hecho no se olvida, está esperando que algo pase, una canción, una película, un gesto, y la persona empieza a recordar y remover todo lo reprimido como un gran secreto. Cuando una persona valiente llega y denuncia, dos o tres más que escuchan lo toman como punta de lanza y aprovechan la cadena de denuncia para alzar la voz, ya que si son un grupo se garantizan que les crean", indicó Flores.

La sicóloga explicó que luego de denunciar se llevan "el segundo susto", ya que los victimarios tienen poder económico o familiar, y algunas y a muchas les regresa el temor a represalias.

Otra de las críticas en redes sociales tiene que ver con que algunas de las víctimas no actuaron en el momento del supuesto abuso, no empujaron a su agresor, le pegaron o salieron huyendo.

“Ese momento es un shock, es un impacto. El abuso sexual por parte de alguien que tiene más poder paraliza, es tan sorpresivo que el inconsciente ni el consciente esperan que suceda. Genera un pánico terrible y la mujer se siente presa de la conducta, no hay mecanismo de defensa”, indicó Flores.