Karen Fernández.24 noviembre, 2018

Toda relación impropia (entre un menor de edad y una persona mayor) podría indicar que se puede ser víctima de violencia.

Es muy difícil salir de una relación de violencia pero la mejor forma siempre será buscando ayuda en sus grupos de apoyo. Foto: Shutterstock.com
Es muy difícil salir de una relación de violencia pero la mejor forma siempre será buscando ayuda en sus grupos de apoyo. Foto: Shutterstock.com

Así de clara fue la psicóloga Marielos Mora al consultarle cuáles son las señales que deben alertar a una persona de que es una posible víctima de agresión.

“La persona mayor de edad siempre ejercerá un poder económico sobre la menor de edad”, dijo Mora.

En el caso de Jessenia López que conoció a su esposo a los 14 años y con el que se casó tres años después, luego de tener dos hijos juntos, esa relación es claramente de un poder económico que ejercía su marido sobre ella.

“El agresor le llevaba diez años, tenía además fama como el narco del barrio y que un hombre tan poderoso se fijara en ella, es muy difícil que la menor se resista a una relación así. Eso encandila a cualquier jovencita que esté teniendo problemas en su casa”, explicó la especialista.

“López encontró en esa persona mayor una dulzura que posiblemente no tenía en su casa, lo malo fue que sacó las uñas hasta después de que se casaron. Un menor está desprotegido sintiéndose protegido”, indicó Mora.

La psicóloga aseguró que a las mujeres víctimas de violencia les cuesta mucho salir de una situación de esas, por eso requieren mucho apoyo psicológico y de sus personas cercanas (amigas, hermanas, madre) que les permitan darse cuenta que fueron manipuladas y que tienen la posibilidad de enfrentarse a esa persona.

Tome nota

Si lamentablemente la persona se encuentra en una situación de violencia, lo más importante es que no se quede callada, porque está en mayor riesgo si lo hace.

Además, si una mujer o un hombre sienten que están en una relación en la que temen, están incómodos, no se sienten seguros y son agredidos deben buscar ayuda porque son señales de que está en un círculo de violencia. También debe poner la denuncia ante el Inamu, el Juzgado de Familia o la gente más cercana, comentó la psicóloga.

“El peor enemigo no es la persona que la agrede, sino el silencio que ella guarda”, Marielos Mora, psicóloga

Otra señal de alarma sería si una mujer se siente incómoda cuando su pareja se le acerca o tiene relaciones sexuales con ella, que la haga sentir ganas de vomitar o llorar, eso debe indicarle que está siendo agredida.

Existe maltrato físico, psicológico donde la trata de estúpida, por ejemplo, y con malas palabras.

También hay una nueva modalidad denominada micromaltrato, explicó Mora. Este consiste en comentarios como “¿Usted va a salir con ese vestido o con ese labial?” o “¡Qué bárbara más cochina!"; incluso si de una forma sutil le pregunta ”mi amor, ¿usted se lavó los dientes? (con sarcasmo)".

Algunas veces eso se justifica y se pasa de largo, pero podría llevar a malos tratos mayores.