Shirley Sandí.17 mayo
Info sobre la vida del abejón.
Info sobre la vida del abejón.

Quienes viven en la zona urbana cada vez ven menos abejones de mayo en las casas y chocando contra las paredes.

Aunque no existe un estudio que contabilice cuánto disminuyó esta población, los expertos coinciden en que cada vez hay menos de estos bichitos y que se debe hacer un llamado a no matarlos porque son importantes para el ecosistema.

Federico Paniagua, biólogo del Museo de Insectos de la UCR, indicó que se ven menos por varios factores.

Uno es que la gente cada vez destruye más su hábitat. Ellos necesitan de raíces para comer y como ahora se aplica “cemento por todo lado” hay una clara reducción de árboles, cobertura vegetal y alimento para los abejones.

Otro factor en contra son los agroquímicos para evitar plagas (pues en gran parte de su vida los abejones son los llamados jobotos que aparecen en las cosechas) y en tercer lugar está el cambio climático, el cual generó fenómenos que producen menos lluvias o cambios en sus patrones, según explicó Paniagua.

No obstante, en la zonas rurales, donde hay bastante cobertura verde, aún se ven saliendo por puños y chocando por todo lado. Por cierto, no es que sean torpes, más bien son excelentes voladores, pero no están adaptados a las paredes.

Cuídelos

Jennifer Sánchez, coordinadora de educación para el desarrollo sostenible del parque La Libertad, explicó que ellos hacen un llamado a no matarlos.

La Universidad Earth publicó que los abejones cumplen un papel importante con tareas muy diversas como la polinización, sirven de alimento a otras especies, comen prácticamente de todo y ayudan a la fertilidad de los suelos.

Sánchez recomendó que si encuentra uno dentro de la casa, se deben agarrar, sacarlo para que siga su camino y luego lavarse las manos con jabón, pues pueden tener bacterias y otros microorganismos.

“No hay que tenerles miedo ni aplastarlos, ellos no hacen nada. Son vida silvestre que es patrimonio de todos, hay que aprender a convivir con ellos”, aseguró Paniagua. No obstante, indicó que algunos escarabajos comen hongos de caquitas de perro o de boñiga y que eso podrían transmitir enfermedades o algunos tipos de parásitos.

Por eso hay que tener cuidado de que las mascotas no los coman y los niños no los agarren, pues generan síntomas como malestar estomacal y vómitos.

En Tiquicia hay 70 especies de abejones. Fotos Melissa Fernández Silva
En Tiquicia hay 70 especies de abejones. Fotos Melissa Fernández Silva

Para conservar su hábitat, Sánchez recomienda proteger las áreas verdes comunes como jardines y plazas de fútbol.

Recordó que los abejones de mayo son solo una parte de los escarabajos, pues dentro de la familia también estás las mariquitas, las luciérnagas y los picudos que salían en los frijoles.

Rodolfo Vargas, director del Refugio Herpetológico, indicó que las luces de las casas son las que los atraen, pues ellos las confunden con la luz de la luna. Lo que se debe hacer es apagar las luces de los patios para no atraerlos.

“Ellos son animales presa para las aves, son una muy buena fuente de alimento y cumplen un rol importante”, dijo Rodolfo Vargas, director del Refugio Herpetológico.

Ojo con las mascotas
Si el misingo o su perrito se comió un abejón no hay que salir corriendo a buscar un veterinario. Lo que sí se debe hacer es estar atento para notar algún síntoma de problema estomacal.
La gente que tiene mascotas en zonas rurales, donde hay cultivos cerca, debe poner especial atención a los abejones porque sus perros y gatos podrían comerse algunos que fueron “bañados” con los plaguicidas y no se murieron.
Al comerlos, las mascotas podrían verse afectadas por los químicos y presentar, hasta dos días después, síntomas como vómito, diarrea, falta de apetito, dificultad para caminar y problemas para respirar.