Shirley Sandí.1 abril, 2020

Don Alfredo Mesén es un paciente con COVID-19 que visitó dos veces la clínica Marcial Fallas, en Desamparados, para que le realizaran la prueba, pero en ambas ocasiones se la negaron y su salud se complicó.

La familia del paciente asegura que le negaron dos veces la prueba en la clínica Marcial Fallas. /Alonso Tenorio
La familia del paciente asegura que le negaron dos veces la prueba en la clínica Marcial Fallas. /Alonso Tenorio

Don Alfredo, quien tiene 62 años, es pensionado, músico, abogado y exfuncionario de la Universidad de Costa Rica, ahora está en cuidados intensivos del hospital San Juan de Dios, intubado e inconsciente.

Ante la negativa de la clínica por hacer la prueba, su familia tuvo que pagar el examen en un centro médico privado y desembolsar 84 mil colones. Luego, el día que le dieron los resultados, los cuales dieron positivo, tuvieron que pagar 100 mil colones más para trasladarlo en una ambulancia privada porque la que pidieron al 911 nunca llegó.

Todo este calvario que vivió el señor, lo dio a conocer su hija, Amanda Mesén, quien comentó que no le hicieron la prueba a su papá al aducir que no había trazabilidad, esto significa que no estaba comprobado que don Alfredo tuviera contacto con algún paciente positivo con el virus.

Don Alfredo tuvo contacto con un amigo de New York, pero en ese momento no sabían si estaba contagiado.

Ellos visitaron la Marcial Fallas el 22 y el 26 de marzo, donde les dijeron que el señor tenía una bronquitis y le mandaron antibióticos.

“La segunda vez tenía síntomas graves, temperatura de 42 grados y el oxímetro marca menos de 90 (señal de alerta), incluso va en ambulancia porque ya no puede ir por sus propios medios. El viernes la situación empeora y el sábado le hacemos la prueba en lo privado”, contó la hija, quien agregó que el lunes pasado, cuando les dieron el resultado pidieron una ambulancia al 911 que no llegó.

A las dos horas llamaronn para saber por qué no llegaba y el conductor les informó que andaba consiguiendo el equipo especial para atender pacientes del COVID-19, pero que no aún no lo tenía.

Fue entonces cuando decidieron pagar una ambulancia privada.

El ministro de Salud, Daniel Salas, informó este miércoles que se investiga el accionar de todas las entidades que intervinieron o debieron intervenir en la atención de dicho paciente.

La pesquisa incluye al Ministerio de Salud, la Caja Costarricense del Seguro Social, el número de atención de consultas 1322, la Cruz Roja y el laboratorio privado.

“La investigación del caso avanzará, respetando el proceso. No nos referiremos a esta hasta concluir la indagatoria. Pero lo que sí deseo enfatizar es que esta pesquisa, necesaria y urgente para analizar posibles debilidades en el proceso y oportunidades de mejora, no desmerita el arduo trabajo y la entrega de todo nuestro personal de salud para la atención de la emergencia” indicó el jerarca de Salud.

“Esperamos que pronto nos den respuestas más concretas, porque fue todo muy superficial”, aseguró Amanda decepcionada.

“Entendemos que la investigación está en curso, pero como familia estamos muy preocupados tanto por la situación particular de mi papá como por el manejo general de la situación”, Amanda Mesén, hija de paciente.