Nacional

Familia que tuvo cuatro integrantes internados por covid-19 le ruega a la gente que se vacune

Cuatro hermanos de la zona norte del país vivieron en carne propia la agresividad del coronavirus

Rónald Morena sabe bien el daño que puede causar el covid-19. En octubre del año pasado él se contagió del virus y estuvo internado en el Ceaco, y en mayo de este año volvió a vivir momentos de angustia porque tres de sus hermanos también se contagiaron y estuvieron hospitalizados al mismo tiempo.

Esas experiencias hacen que él y su familia le rueguen a la gente que no dejen de aplicar las medidas sanitarias para evitar contagios y que no desaprovechen la oportunidad de vacunarse.

“Enfermarse de covid es cosa seria, por experiencia propia les digo que debemos cuidarnos porque todos somos hijos, padres, sobrinos, hermanos o tíos, por esos seres queridos que tanto nos importan tenemos que hacer la diferencia, estar protegidos e informados de lo que está pasando en el país y por supuesto buscar vacunarnos lo antes posible”, expresó.

Rónald es comunicador y vive en San Carlos, en los primeros días de octubre del año pasado él fue a cubrir una manifestación y se sintió muy agitado, por lo que fue al hospital San Carlos y le hicieron la prueba de covid-19, la cual dio positivo.

“Durante unos días estuve aislado en un cuarto de mi casa haciendo teletrabajo, pero luego me empezó a faltar el aire, fui al hospital San Carlos y me dijeron que tenía que quedarme internado y doce horas después me mandaron para el Ceaco, yo me asusté bastante, pero le dije a mi esposa que iba a regresar, tengo dos hijos, uno de 13 años y otro de tres y no quería dejarlos solos.

“Estuve diez días internado, los primeros tres fueron muy duros porque me faltaba mucho el aire, pero gracias a Dios los medicamentos hicieron efecto y logré salir del hospital. Todavía seguía positivo entonces me mandaron a aislarme de nuevo en la casa, salí de la cuarentena el primer lunes de noviembre.

“Lo más duro de mi internamiento fue ver gente morir, gente que tenía mi diagnóstico. Yo estaba a la par de una ventana y todos los días veía como sacaban los cuerpos en bolsas y las funerarias haciendo fila para recogerlos, eso de verdad que lo afecta a uno”, aseguró.

Volvió la pesadilla

Luego de que la familia de Rónald dejara atrás la pesadilla de su internamiento, en mayo de este año regresó el calvario y esta vez por partida triple, ya que en solo tres días internaron a sus hermanos Noelia, Clara y Roy; las mujeres estaban en el hospital San Carlos y el hombre en el de Los Chiles.

Cuando Ronald se dio cuenta de que sus hermanos estaban contagiados se preocupó mucho, antes que los internaran a cada rato los llamaba para ver cómo estaban. Él era quien se encargaba de llevar las cosas que necesitaban a Noelia, quien vive a la par de su mamá, Isabel Ruiz.

Un día llegó a dejar unas cosas y vio de lejos a Noelia, la vio muy mal, estaba agitada y ni se podía levantar, así de que llamó una ambulancia.

Noelia fue la primera en llegar al hospital, ya que tenía días de estar muy débil y sin poder comer.

“Me llevaron al hospital de San Carlos y a las horas llegó mi hermana Clara, estuvimos juntas en emergencias y luego nos pasaron a un salón. Yo veía que mi hermana no mejoraba y a los días la pasaron a otro salón, los médicos dijeron que ella estaba tan pendiente de mí que no se concentraba en su propia recuperación”, contó Noelia.

A Clara también le faltaba el aire, tenía fiebre, le dolía la cabeza y le costaba muchísimo comer, pero lo que más le dolía era ver mal a Noelia

“Fue bastante fuerte, mi hermana Noelia estaba muy mal, cuando estábamos juntas en el hospital yo veía que estaba delicada, ella no podía ni podía hablar, pero lo peor fue que cuando teníamos dos días de estar internadas y se comunicó con la familia, la esposa de Roy nos dijo que él también se había puesto mal y que iba para el hospital de Los Chiles, cuando llegó lo dejaron internado”, recordó Clara.

Oraciones

Cuando ya los tres hermanos estaban hospitalizados la familia estaba en el punto máximo de la angustia y la desesperación. Doña Isabel sentía que el corazón se le quería salir del pecho por saber que tres de sus muchachos estaban graves en un hospital, lo único que le quedaba era aferrarse a Dios y pedirle que sacara a sus hijos del hospital.

“Nuestras familias estaban en cuarentena, hasta mi mamá, nos preocupaba mucho que ella estuviera contagiada, pero gracias a Dios nunca tuvo síntomas. A ella le daba miedo llamarnos, temía que estuviéramos mal, pero entonces los tres que estábamos internado hacíamos videollamadas con ella, para que estuviera tranquila”, recordó Noelia.

La familia se organizó y todos los días rezaban un Rosario por medio de la plataforma Zoom, así se conectaban hasta los tres hermanos que estaban hospitalizados.

Roy dice que las oraciones fueron las que lo mantuvieron con esperanza siempre.

“Fue una experiencia terrible que no le deseo a nadie, yo tengo ocho hijos y mientras estaba internado pensaba mucho en ellos. También me preocupaba mi mamá, que se enfermera por vernos mal y me dolía ver a mis hermanas hospitalizadas, pero las oraciones sirvieron de mucho y logramos salir los tres del hospital”, expresó.

Los cuatro hermanos Morera que estuvieron internados saben bien lo afortunados que fueron al superar el covid, ya que solo en el país el virus ha apagado la vida de 5.900 personas.

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.