Nacional

Fumadores sufren más de disfunción eréctil que quienes no tienen el vicio

El humo del tabaco produce placas en las arterias que obstruyen la circulación

La disfunción eréctil atemoriza a los hombres y muchos no hablan del tema porque les causa miedo, ansiedad o vergüenza.

Y para todo es importante saber que una de las causas es el fumado. A poco del Día Mundial sin Tabaco, este 31 de mayo, vale recordar las consecuencias del cigarrillo.

La disfunción eréctil se presenta con más frecuencia en hombres mayores de 50 años y las de tipo vascular son las más comunes porque se asocian a factores de riesgo como presión alta, diabetes, colesterol alto y tabaquismo.

“El pene necesita un flujo importante de sangre para alcanzar la erección, si no le llega la suficiente no se conseguirá. La nicotina y otros componentes del tabaco reducen el diámetro de las venas y arterias, dificultando el paso de la sangre”, explicó la doctora Maureen Acuña, del Centro de Atención Integral en Drogas (CAID) San Carlos.

Acuña agregó que el problema es más común en los fumadores y existe una mayor probabilidad de que se vuelva permanente si no se abandona el consumo a edades tempranas.

Puede manifestarse con disminución en la presentación y duración de las erecciones hasta la imposibilidad completa de tener una o podría tomarle más tiempo recuperarse antes de la siguiente. Entonces ¿por qué no deja de fumar?

El IAFA tiene 14 Centros de Atención Integral en Drogas (CAID) en todo el país que cuentan con Clínicas de Cesación de tabaco y los pone a disposición de quienes deseen apartarse del vicio.

El fumado es también uno de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Una de estas es la ateroesclerosis, que consiste en la formación de placas duras de grasa que dificultan la circulación de la sangre.

“Cuando se inicia la formación de estas placas, las arterias más pequeñas son las primeras y más afectadas, entre ellas, las del pene”, explicó Acuña.

Redacción LT

Redacción La Teja

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.