Shirley Sandí.1 abril

Si se aprueba el proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo, la gasolina ya no bajará de precio, se quedará en ₡606 la súper, ₡583 la regular y en ₡498 el diésel para que, cuando bajen los precios internacionales, la diferencia sea utilizada en ayudas para los afectados por la crisis provocada por el COVID-19.

La gasolina mantendrá su precio mientras dure la crisis.
La gasolina mantendrá su precio mientras dure la crisis.

Así lo anunció el Gobierno este miércoles, que presentó un proyecto de ley ante los diputados que propone aprovechar la baja en los precios internacionales del petróleo para generar recursos que nutran un fondo para dar subsidios a personas afectadas laboralmente por la pandemia.

El proyecto propone crear un fondo para apoyar a quienes experimenten cese, suspensión temporal del contrato de trabajo o reducción de jornadas laborales.

Este fondo también cubriría a personas trabajadoras independientes que demuestren reducción de ingresos por la misma situación.

“La coyuntura actual nos obliga a tomar decisiones realmente excepcionales para evitar que esta crisis se vuelva estructural. Esta es una medida temporal para lograr mitigar los efectos económicos de esta crisis. Entendemos que la baja en los precios de los combustibles impulsa la competitividad y productividad del país, pero este subsidio busca sostener hasta cierto punto la demanda interna ante el menor ingreso disponible para consumo de los hogares costarricenses motivado por los despidos, suspensiones y reducciones de las jornadas laboral de las personas afectadas por el COVID-19”, explicó María del Pilar Garrido, ministra de Planificación.

Fondo de ayudas

A partir de la aprobación del proyecto de ley, el ahorro que se genere por la baja internacional en los precios del crudo no se trasladaría a los consumidores, sino al fondo que financia los subsidios. El precio del petróleo ya ha tenido un desplome internacional debido a la limitada movilidad en diferentes países, al cierre de fronteras y al bajo consumo mundial, entre otras razones.

Durante el periodo de respuesta y recuperación de la emergencia, ni RECOPE tramitará solicitudes de reducción de precios de hidrocarburos, ni la Aresep realizará de oficio dichas reducciones, de tal forma que el precio que se cobre al consumidor permanecerá en ₡606 la gasolina Súper, ₡583 la gasolina Plus 91 y ₡498 el diésel.

RECOPE trasladará mensualmente los recursos generados por esta iniciativa al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

“Este mecanismo busca generar recursos que complementen otros esfuerzos del Gobierno y la sociedad para capitalizar rápidamente al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en su esfuerzo de ayuda de las personas más vulnerables y necesitadas”, expresó Carlos Manuel Rodríguez, Ministro de Ambiente y Energía.

Se prevé que la cantidad de trabajadores afectados sea significativa. Solo en el sector turismo, por ejemplo, el 80% de sus colaboradores directos podrían ver afectada su situación laboral por suspensión de contratos de trabajo o despidos. Un comportamiento similar se espera en sectores como el comercial y el agroexportador.