Chris Mckinnell, nieto de Ed y Lorraine Warren, prefiere ya no volver más a Prusia de Cartago

Por: Eduardo Vega 18 febrero

Chris Mckinnell visitó el 15 de febrero el Sanatorio Durán en Prusia de Cartago y la verdad, prefiere no volver más. “No sentí demonios, pero sí muchos muertos, tristeza y dolor”, dijo al final de su recorrido.

Él es el heredero de la muñeca maldita Annabelle, la misma que motivó las películas de terror “El Conjuro”.

Sus abuelos, Ed y Lorraine Warren, fueron los investigadores paranormales que se encargaron de agarrar a la muñeca y encerrarla, eso les dio un reconocimiento mundial, así como otros casos demoníacos en los que, incluso, los esposos realizaron exorcismos.

"Definitivamente lo que se siente acá no es bueno; hay mucha tristeza y desesperación. Aquí alguien se colgó. Esto es malo ", dijo Chris. Cortesía.

Desde el 11 de febrero Chris está en el país y se quedará por tres meses. Él también heredó varios de los dones paranormales que tenía su abuelita Lorraine, por eso, ha viajado a más de 24 países para ayudar a las personas que tienen alguna posesión demoníaca o están siendo afectados por fuerzas negativas paranormales.

El sanatorio empezó sus operaciones en 1915, gracias a la gestión de un grupo de médicos ticos liderados por el doctor Carlos Durán, y ofreció atención médica especializada a tuberculosos. Fotos: Mayela López

En la agenda de Mckinnell estaba visitar el Sanatorio Durán en compañía del equipo completo de Investigación Paranormal Costa Rica, el cual es miembro de la Fundación de la Herencia de los Warren para la Investigación Paranormal, una organización que los Warren crearon para investigar casos paranormales en el planeta.

La visita

La visita. Los investigadores paranormales ticos Israel Barrantes, Vanessa Alvarado y Eyllal Logan, acompañaron a Chris. Salieron de San José a las 9 a.m. y llegaron a Prusia a eso de las 10:30 a.m. De inmediato pagaron los 1.500 colones que cobran por persona e ingresaron al sanatorio.

09-06-2013. Hora: 10:00 a.m. Visita al Sanatorio Durán, ubicado en Tierra Blanca de Cartago, con cuatro adultos mayores que trabajaron ahí cuando ese hospital aún operaba como centro de atención para enfermos de tuberculosis. El sanatorio empezó sus operaciones en 1915, gracias a la gestión de un grupo de médicos ticos liderados por el doctor Carlos Durán, y ofreció atención médica especializada a tuberculosos. En la foto, un pasillo que comunicaba a la panadería y la pulpería. Fotos: Mayela López

Desde el momento que entró, nos cuenta Israel, los dones para sentir la presencia paranormal se le activaron a Chris y comenzó a percibir muerte y dolor, también mucha tristeza, como él explicaba constantemente durante el recorrido. Estuvieron un largo rato, porque salieron a las dos de la tarde.

“Siento a mis abuelos (Ed y Lorraine Warren), ellos siempre están conmigo a donde voy. También siento muerte y siento dolor, además de tristeza…puedo sentir como justo en este lugar una persona se ahorcó”, dijo el experto.

Vanessa aseguró que el aprendizaje de andar con una autoridad mundial en lo paranormal como Chris es enorme, sobre todo porque es una persona con tremenda humildad a pesar de su fama y dones. Le admira que siempre anda buscando hacer el bien.

El nieto de los Warren visitó el Sanatorio Durán, pero no tiene ganas de volver. Cortesía.
Ayudó a fantasma

“Tiene una capacidad impresionante para sentir lo que las entidades paranormales están manifestando, tanto así que ahí mismo, en el sanatorio, le ayudó a una persona que sabía que estaba muerta, pero no había podido pasar al lugar de los muertos; Chris usó sus dones y le ayudó a esa entidad, fue increíble”, afirmó Vanessa.

En el caso de Israel, le alegra que un experto de renombre haya confirmado que el Sanatorio Durán está lleno de actividad paranormal, no necesariamente de demonios porque Chris no sintió ninguno.

“Mucha gente no cree que en ese lugar haya tanto dolor y fantasmas, pero sí lo hay, ya se comprobó con alguien que incluso interactuó con uno de estos seres. Hay mucho por investigar en ese lugar”, asegura Israel.

Explica la gente de Investigación Paranormal Costa Rica que a Chris le tenían varias visitas programadas en los próximos tres meses al sanatorio, por ser un lugar de tanta actividad paranormal; sin embargo, el propio nieto de los Warren ya las canceló.

El sanatorio Durán se convirtió en uno de los sitios más turísiticos de Cartago. Fotos: Mayela López
Muy afectado

“Le afectó tanta tristeza, dolor y muerte del lugar. Tuvo un enorme desgaste de energía. Nos dijo que no quiere volver ahí, al menos por un mes y medio y tal vez nunca más.

Literalmente dijo: ‘lo que hay ahí es muy, pero muy pesado, no sentí la presencia de un demonio, pero sí hay personas muy malas que todavía viven ahí, no quiero volver’”, asegura Israel.

Sobre ese desgaste de energía ante tanta actividad paranormal, Vanessa explicó.

“Es que Chris no solo siente presencias sino que le duele mucho lo que están viviendo, él también se pone triste cuando la entidad está triste y él está convencido que sus dones son para ayudar, tanto a humanos como a entidades, por eso tanto desgaste. Él siempre quiere ayudar a todos y eso es muy pesado”.

El nieto de los Warren seguirá en Tiquicia, pero ahora se concentrará en visitar personas que realmente la están pasando mal por culpa de un demonio o un fenómeno paranormal. Lo hace sin cobrar un cinco y por eso se asegura que sean personas que realmente lo necesiten.

“Mis dones son para ayudar y no para ganar dinero. Realmente hay personas muy afectadas por situaciones paranormales y necesitan ayuda, para eso estoy en Costa Rica, para ayudar”, concluye el heredero de Annabelle.

Los Warren lograron encerrar a la muñeca maldita Annabelle y su nieto, Chris está en Tiquicia. Cortesía.