Shirley Sandí.4 enero

Carlos Arredondo, apodado El Gringo, el mismo que perdió dos hijos por la guerra de Irak y que fue reconocido por su valor al ayudar a los heridos en el atentado ocurrido en la maratón de Boston, en el 2013, decidió dejar uno de los recuerdos más preciados de su hijo en Costa Rica.

La memoria de Alexander quedará con un recuerdo muy fuerte en el país gracias a una medalla que regaló este jueves don Carlos al animador del redondel de Zapote, el popular Álvaro Zamora.

El Gringo (izq) le hace entrega de la medalla a Álvaro Zamora, animador y estadígrafo.
El Gringo (izq) le hace entrega de la medalla a Álvaro Zamora, animador y estadígrafo.
La medalla tiene el nombre de Alexander Arredondo.
La medalla tiene el nombre de Alexander Arredondo.

El improvisado acto fue en media corrida de la tarde, mientras don Álvaro se prestaba a dar inicio a la fiesta taurina.

Dicha medalla tiene el nombre de Alexander Arredondo y simboliza un homenaje a los caídos en batalla.

“Fue un momento muy emocionante. Estoy seguro de que la medalla tiene un valor enorme para el Gringo, a quien conozco desde hace veinte años. Se me salieron las lágrimas al saber que se despegaría de algo que para él simboliza mucho y que me considere su amigo para dármelo.

"Me dijo que solo le había regalado una similar a la expresidenta Laura Chinchilla, por eso es uno de los dos recuerdos que más me han marcado en mi carrera como animador. El otro me lo dio el torero mexicano Juan Navarra, quien me regaló unos recortes de periódico y poco después falleció”, contó Zamora.

La medalla es del 2018, cuando nombraron una carrera de 5 kilómetros en Boston en commemoración del marino Alexander, explicó Mélida Arredondo, esposa de don Carlos.

Ahora la medalla se lucirá en la "baticueva" de don Álvaro, que en realidad es su estudio de grabación, ubicado en San Ramón, y es donde guarda un sinfín de recuerdos y reconocimientos.

Carlos Arredondo cruzando la línea final de la maratón de Boston 2019, acompañando a Tom Smith, jugador de hockey. Foto: cortesía
Carlos Arredondo cruzando la línea final de la maratón de Boston 2019, acompañando a Tom Smith, jugador de hockey. Foto: cortesía
A cuidar a los demás

La Teja conversó con Arredondo, de 59 años, quien asegura que ya no se mete a hacer piruetas al redondel, ahora su labor es cuidar a los improvisados más inexpertos. Participa tanto de Zapote, como en Palmares y el Verano toreado.

Carlos y Mélida Arredondo, representante de la fundación, junto a la exprimera dama de EE.UU Michelle Obama.
Carlos y Mélida Arredondo, representante de la fundación, junto a la exprimera dama de EE.UU Michelle Obama.

–¿Qué lo llama a usted a seguir metido en los redondeles?

Disfrutar las fiestas de Costa Rica es lo más lindo que he tenido en mi vida. Disfrutar la compañía de los viejos y nuevos compañeros y venir a visitar a mi familia en barrio México. Ayudar a los muchachos en el show. Antes era parte del riesgo, pero ahora ayudo y doy recomendaciones a los demás, soy voluntario.

–¿Ha sufrido muchos accidentes en la arena?

Sí, no solo aquí en Costa Rica, también en rodeos en Florida, pero son más que todo golpes.

–¿Y hasta qué edad piensa seguir metiéndosele a los toros?

Bueno, ya casi me dan carné de oro, entonces voy a tener más facilidad de entrar, ja ja. No tengo fecha para retirarse, el entusiasmo y el gusanito en el estómago siempre están presentes.

–¿Y cómo le va con su fundación en EE.UU?

Arredondo Family Foundation funciona desde el 2011, cuando perdí a mi hijo Bryan, el último día de la guerra, por suicidio, el 19 de diciembre. Alexander también murió durante la guerra. Bryan sufrió problemas sicológicos por perder a su hermano y no haber podido ayudarlo. Nosotros brindamos soporte económico a las familias de los veteranos que cometen suicidio, cuya tasa es muy alta, llegó a ser de 22 veteranos al día. A la mayoría de ellos les colaboramos con los gastos funerarios porque ya no los cubre el Gobierno al estar fuera de servicio. También damos charlas.

– ¿Cuál es el problema sicológico que enfrentan los veteranos de guerra?

Cuando vuelven muchos no encuentran el lugar que dejaron, enfrentan divorcios, no encuentran apoyo de amigos o familia.

La Fundación de la familia Arredondo ha hecho una distribución en los últimos cinco años de comida y postres para el Día de la Acción de Gracias.
La Fundación de la familia Arredondo ha hecho una distribución en los últimos cinco años de comida y postres para el Día de la Acción de Gracias.

–¿Y qué consecuencias tuvo en su vida lo hecho durante la maratón de Boston?

Siendo testigo del ataque terrorista en aquella oportunidad, tuve que acudir a la Corte muchos días para dar detalles, tuve que cuidar mi integridad por el peligro de la organización terrorista. Pero a la vez, en los dos últimos años he corrido la maratón de Boston junto a más de 40 mil personas. Siempre he corrido y entrenado para los rodeos y por salud.

–¿Piensa regresar a vivir a Costa Rica algún día?

Vivir en Estados Unidos me ha dejado buenas y malas cosas. Se deben abandonar costumbres, cultura y tener un trabajo duro. Poco a poco hemos reconstruido nuestra vida luego de lo ocurrido.

“Más adelantes pensamos venirnos para Costa Rica, pero por el momento estamos bastante ocupados con nuestra fundación en Massachusetts”, Carlos Arredondo, improvisado.