Franklin Arroyo.26 julio, 2019

Kenneth Castro y Benjamín Núñez, quienes se casaron simbólicamente el 7 de julio del 2017 en La Hacienda, ubicada en San Lorenzo de Flores, es una de las tantas parejas que visitarán el Boda Pride, en Centro Nacional de Convenciones, en Barreal de Heredia.

Ellos se casaron en aquella ocasión en una boda a la que solo le faltó un cura que los uniera por la iglesia y el documento que los convirtiera en esposos legalmente, pero tuvo todo lo demás.

Ahora quieren casarse de verdad, una vez que se deroguen las leyes que impiden el matrimonio de los homosexuales, en mayo del 2020 y han fijado como fecha probable de la unión formal, junio de ese año.

Ellos estuvieron en la marcha del orgullo gay en una carroza y una abogada se ofreció a casarlos. Foto Cortesía.
Ellos estuvieron en la marcha del orgullo gay en una carroza y una abogada se ofreció a casarlos. Foto Cortesía.

En aquella ocasión hubo un abogado, que oficializó un contrato de convivencia y estuvieron los papás de los novios, hermanos, familiares y amigos. Todos ellos dieron un aire de formalidad que muchas bodas civiles se brincan.

Además, como otro acto simbólico dentro de aquella boda, los novios se entregaron las arras, los anillos e hicieron un ritual con arena.

Sin embargo, todo careció del marco legal porque el matrimonio entre parejas del mismo sexo no había sido aprobado en Costa Rica en ese momento. Pero la opinión consultiva de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) del 9 de enero del 2018 lo cambió todo y la pareja quiere casarse como la ley manda.

Por eso, irán al Pride a ver qué ven, sobre todo enfocados en dos elementos, un lugar para hacer la ceremonia y algún paquete para la luna de miel, que no han podido realizar.

“Estamos en un proceso de búsqueda del lugar. Valoramos opciones, sea cerca de la playa o de la montaña, queremos hacer la ceremonia y la celebración, pero con la parte de la ceremonia más seria, más formal”, expresó Kenneth.

Sin embargo, el área metropolitana sigue siendo la opción más fuerte porque el desplazamiento de los invitados es más sencillo. La pareja vive en San Isidro de El General, en Pérez Zeledón.

“Vamos a tener dos maestros de ceremonia, uno es un transformista, que en su vida cotidiana se dedica a la organización de bodas y la que nos ayudó la vez pasada”, añadió Kenneth.

La pareja se ha tomado el asunto con mucha calma porque apenas se anunció que el matrimonio homosexual sería legal muchos se apresuraron a dar el paso.

Benjamín y Kenneth se unieron de forma simbólica en junio del 2017. Foto Adrián Soto.
Benjamín y Kenneth se unieron de forma simbólica en junio del 2017. Foto Adrián Soto.

“Ya hicimos un acto simbólico, obviamente ahora queremos algo legal y había que esperar las fechas. Dijimos que hasta que no esté aprobado, no habría boda. Queríamos que fuera una fecha similar a cuando nos unimos, pero resulta que el hermano de Benjamín se casa en julio del 2020 y no vamos a hacer dos bodas en el mismo mes. Por eso la adelantamos un poquito".

Eso sí, la pareja sabe que el costo de la vida está duro y ya están ahorrando para darse el gusto de una segunda ceremonia porque el gasto no es jugando.

“Pensamos en guardar el aguinaldo y el salario escolar para eso. Cualquier cosita que usted haga, aunque sea en la casa, es mucha plata. Queremos mantener una cantidad similar a los 150 invitados”, dijo Kenneth.

Benjamín expresó que está muy emocionado de saber que podrá casarse de una forma legal y que es muy bonito compartir esa alegría. Comentó que empezó a trabajar en una institución pública y alguna gente lo ha reconocido y se han comportado muy bien.

“Cuando voy al comedor, algunos me han dicho que la historia de nosotros es muy linda y me piden que les enseñe las fotos. Estoy emocionado porque ahora si Kenneth y yo queremos en un futuro tener una familia, sabemos que habrá algo legal que nos respalda”, expresó Benjamín.

Amor para todos

Boda Pride iniciará este viernes 26 de julio en la Sala de Convenciones Costa Rica, a las 2 de la tarde.

Los asistentes podrán visitar más de 120 locales con organizadores de boda, vestidos de novia y trajes para hombre, joyas, opciones de comida, pastelería, salones de evento, artistas de maquillaje, decoración, hoteles y otros.

Boda Pride no discrimina. Pueden ir heterosexuales a buscar las cosas de su boda. Carlos Gonzalez / Agencia Ojo por Ojo
Boda Pride no discrimina. Pueden ir heterosexuales a buscar las cosas de su boda. Carlos Gonzalez / Agencia Ojo por Ojo

También habrá rifas, pasarelas con temática de bodas de playa, ciudad, montaña, habrá moda para acompañantes, opciones de luna de miel y presentaciones artísticas donde sobresale Sasha Campbell, Tabasco, djs y otros.

La entrada cuesta ¢7 mil y puede conseguir los boletos en http://www.publitickets.com.

Agenda. Viernes: de las 2:00 p.m. a 10 de la noche y el sábado y domingo desde las 10 de la mañana hasta las 10 de la noche.