Karen Fernández.2 junio

El bebé prematuro que tiene COVID-19 habría sido contagiado durante la atención del parto.

El ministro de Salud, Daniel Salas, informó este martes que decidieron hacerle la prueba por haber nacido antes de tiempo y por el bajo peso (800 gramos), ambos factores de riesgo.

Adriana Yock, pediatra y especialista en emergencias, Dilcia Cháves, enfermera profesional, Diego Moreno, terapista respiratorio y Carlos Paniagua, pediatra-neonatólogo.del Hospital Nacional de Niños que trasladaron al bebito prematuro contagiado con COVID-19. Foto: Cortesía CCSS
Adriana Yock, pediatra y especialista en emergencias, Dilcia Cháves, enfermera profesional, Diego Moreno, terapista respiratorio y Carlos Paniagua, pediatra-neonatólogo.del Hospital Nacional de Niños que trasladaron al bebito prematuro contagiado con COVID-19. Foto: Cortesía CCSS

El domingo se supo que tenía el virus y el lunes se aclaró que ni la mamá ni familiares del chiquito presentaban el virus y que él solo había estado (hasta ese día) en el hospital de Liberia, así que la investigación se centra en el personal médico que atendió el nacimiento.

“Las autoridades del hospital de Liberia trabajan para establecer el nexo epidemiológico del menor”, dijo el gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz.

Randall Rivera, director de Noticias Monumental, dijo este martes en la la edición del mediodía, que las sospechas llevan a la pediatra que atendió el parto porque desde el lunes está en la lista de 12 casos activos en el cantón de Liberia (donde también hay una persona recuperada).

La Teja envió las consultas al correo electrónico del departamento de prensa del Ministerio de Salud para corroborar o descartar este dato, pero al cierre de edición solo habían respondido que estaban tramitando nuestras preguntas.

El personal del hospital Enrique Baltodano ha mantenido el uso de medidas de protección. Foto: Cortesía de la CCSS
El personal del hospital Enrique Baltodano ha mantenido el uso de medidas de protección. Foto: Cortesía de la CCSS

El ministro Salas dijo que el bebito prematuro está delicado. Presenta el llamado síndrome de inmadurez respiratoria, (pulmones poco desarrollados), lo cual lo vuelve más vulnerable.

Nació con 27 semanas de gestación, aún le faltaban 13 semanas.

Ya se encuentra en el Hospital de Niños.

Añadió Salas que en este momento no hay más chiquitos hospitalizados a causa del COVID-19.

Clima atrasó traslado

El bebito prematuro fue trasladado ese martes por la mañana desde Liberia hasta el Hospital Nacional de Niños.

“Especialistas del hospital debieron permanecer en el hospital Enrique Baltodano, de Liberia, debido a las condiciones climáticas que evitaron el traslado. Colaboraron durante toda la noche con el personal de salud local para atenderlo”, comentó la doctora Olga Arguedas, directora del HNN.

Este es el paciente más joven con la enfermedad detectado en nuestro país.

El hospital de Liberia dará acompañamiento a los padres y familiares con el apoyo de profesionales de psicología y el Área de Salud de Carrillo hará seguimiento a la madre, quien en este momento se encuentra en aislamiento.

Hospi tomó medidas

Marvin Antonio Palma, director médico del hospital de Liberia, informó que desde la semana pasada tomaron la medida preventiva de hacer pruebas respiratorias a funcionarios relacionados con áreas donde se atiende a pacientes respiratorios y con coronavirus.

“La acción se tomó para detectar posibles casos positivos dentro de las instalaciones hospitalarias. En un primer momento se identificó a una funcionaria que resultó positiva, por lo que se procedió a ejecutar medidas de control de brotes.

El traslado del menor fue vía aérea. Foto: Cortesía CCSS
El traslado del menor fue vía aérea. Foto: Cortesía CCSS

"Eso incluyó la identificación de contactos, la toma de 289 muestras respiratorias a funcionarios y la comunicación al Ministerio de Salud y a las Unidades Técnicas de la Caja”, explicó Palma.

De este modo se descubrió que cuatro funcionarios del centro médico tenían COVID-19 y se aisló a 18 que estuvieron en contacto con esos cuatro aunque las pruebas dieron negativo.

Un comunicado de la CCSS enviado el 30 de mayo, un día antes de que el bebito diera positivo, decía “en los últimos cuatro días ninguna prueba ha dado positiva”.

Seguridad garantizada

El doctor Luis Antonio Calvo, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital de Liberia, explicó que este centro médico cuenta con todos los protocolos, equipos de protección personal y áreas de aislamiento para tratar a mujeres sospechosas, o con el virus, que lleguen a dar a luz allí.

“Hemos tenido dos pacientes sospechosas de COVID-19 y se les atendió en este espacio de aislamiento”, dijo el especialista.

La semana anterior se detectaron cuatro funcionarios positivos con COVID-19. Foto: Cortesía de la CCSS
La semana anterior se detectaron cuatro funcionarios positivos con COVID-19. Foto: Cortesía de la CCSS

Calvo añadió que en el caso que mencionó, la paciente ingresó en fase avanzada de un parto prematuro y fue tratada por el personal siguiendo las medidas de protección requeridas.

Para suplir las bajas por el personal en aislamiento, el hospital de Upala prestó un pediatra por los 14 días que dura la cuarentena y desde el lunes, una pediatra del hospital de Niños atiende también en el hospital liberiano.