Rocío Sandí.31 marzo

José María Figueres Olsen, expresidente de la República (1994-1998), anunció este Miércoles Santo que luchará por volver a ocupar la silla presidencial.

“En el marco de la maravillosa naturaleza de nuestra tierra, lleno de esperanza y humildad, he tomado la decisión de presentarme el próximo 15 de abril, a las 9:30, en la sede de nuestro partido, Liberación Nacional, para inscribir mi nombre hacia la candidatura a la presidencia de la República”, escribió en Facebook acompañando la carta que envió al Partido Liberación Nacional (PLN).

Figueres busca su segundo mandato como presidente de la República. Foto: Mayela López.
Figueres busca su segundo mandato como presidente de la República. Foto: Mayela López.

“Al ver a nuestro país sufrir la gravedad del covid-19, que tristemente ha enlutado a miles de familias costarricenses, así como las consecuencias en nuestra economía que ha destruido tantas oportunidades de trabajo, me propongo ser gestor de cambios para construir el futuro que Costa Rica se merece”, detalló en la carta.

Figueres es hijo del también expresidente liberacionista José Figueres Ferrer, quien lideró la fundación de la Segunda República Costarricense y es recordado por grandes logros, entre ellos la abolición del ejército.

Es ingeniero industrial y en los últimos años ha estado trabajando de lleno en temas relacionados con el cambio climático. En la pasada campaña electoral también fue precandidato del PLN, pero perdió la convención del partido, en la cual Antonio Álvarez Desanti fue elegido como candidato.

En el 2004, la Fiscalía abrió una investigación contra José María Figueres por supuestamente recibir un pago de $906.000 de la cuestionada firma telefónica Alcatel.

Dicha compañía se vio envuelta en un escándalo por el supuesto pago de dádivas para obtener un contrato de venta de 400.000 líneas celulares al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). La firma indemnizó al Estado con $10 millones.

Tras la respectiva investigación, el 19 de setiembre del 2007, el Ministerio Público solicitó a un juzgado desestimar la causa contra Figueres al no encontrar suficiente evidencia que demostrara que cometió algún delito.