Shirley Sandí.13 junio
Nueva Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad que se ubica costado oeste de la Maternidad Carit.
Nueva Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad que se ubica costado oeste de la Maternidad Carit.

Luego de una larguísima lucha legal, la Caja del Seguro Social por fin realizará la técnica de fecundación in vitro (FIV) a finales de este mes, cuando se inaugure la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad.

Esto le devuelve la esperanza a mujeres que no pueden tener hijos por ser infértiles y que vieron su sueño truncado desde hace casi 20 años, cuando la Sala Cuarta prohibió dicha práctica en el país.

La FIV consiste en sacar los óvulos de los ovarios de la mujer para ser inseminados con espermatozoides en un laboratorio. Luego el óvulo fertilizado es transferido al útero materno.

Este centro especializado de última tecnología costó unos $7,6 millones (¢4.472 millones). Tiene dos plantas (el primer piso es de consulta externa y el segundo de laboratorios) y se ubica al costado oeste del Hospital de las Mujeres.

La Caja invirtió $2,3 millones (¢1.353 millones) en su equipamiento, que incluye aparatos muy modernos para el diagnóstico y tratamiento de las parejas y mujeres infértiles, como cámaras de refrigeración, camas de exploración ginecológica, equipos de ultrasonidos con sonda y guía para punción transvaginal e incubadoras de desarrollo de embriones.

Según explicó Lidieth Carballo, asesora de la Gerencia Médica, este nuevo servicio se ofrecerá a raíz de la demanda planteada ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por parte de los pacientes que se vieron afectados por la prohibición y contará con personal capacitado en diversas áreas como Andrología (reproducción masculina), Embriología y Genética Humana.

Además tendrá médicos, enfermeras, microbiólogos, técnicos, trabajadores sociales y psicólogos.

"En este momento el centro se está poniendo en funcionamiento, en pruebas, como cuando usted prueba las llaves de agua de su casa nueva para que no haya ningún accidente cuando empiece a operar en su totalidad.

“Los pacientes están llegando, son los de baja complejidad referidos del Hospital México y de Las Mujeres. Estamos haciendo un tamizaje de las parejas que requieren de este tipo de tratamiento y se les tienen que hacer los exámenes para pasar a alta complejidad, es todo un protocolo que se debe cumplir en medicina reproductiva”, explicó Carballo.

¿Cómo se aplicará?

Las personas que quieran optar por este tratamiento en la CCSS deberán pasar por un proceso de selección, que comienza en el Ebáis, clínica de su localidad o en un hospital.

Deben cumplir con estos criterios: tener el seguro vigente y cumplir con infertilidad (mujer menor de 35 años con un año de tener relaciones sexuales sin concebir sin usar anticonceptivos o mayor de 35 años con 6 meses sin concebir sin usar anticonceptivos). El otro criterio es presentar un mal relacionado con infertilidad (como endometriosis, síndrome del ovario poliquístico, obstrucción de las trompas de falopio o infertilidad masculina).

En barrio La California se ubica el laboratorio de FIV del médico Gerardo Escalante, quien es el pionero de esta técnica en el país. Foto: Albert Marín.
En barrio La California se ubica el laboratorio de FIV del médico Gerardo Escalante, quien es el pionero de esta técnica en el país. Foto: Albert Marín.

Si cumple con los criterios, pasa a la Unidad de Medicina Reproductiva de baja complejidad, que se ubican en los hospitales México o de las Mujeres.

Allí les hacen una valoración y tratamientos. Hasta este punto el 80% de los casos se resuelven. El resto pasará a la moderna unidad de FIV.

Carballo aseguró que según la norma que existe en el país, se harán dos transferencias (óvulos fecundados) por paciente y un tercer intento se hará por estricta indicación médica.

Se estima que la unidad atenderá a 178 pacientes por año y aún no se sabe cuánto es el costo de cada procedimiento porque están sacando los datos.

Alegría

Meil Lin Romero es la madre de los últimos niños nacidos por FIV antes de la prohibición de la Sala. Hoy Kaven tiene 20 años y Meil Lin 18 y gozan de excelente salud.

Esta madre se mostró complacida con el anuncio del nuevo centro.

“Es una gran dicha para toda la gente que no ha podido tener hijos, para mí es lo mejor que puede haber pasado, que familias puedan hacerlo por medio del Estado. Representa una gran esperanza. Mis dos hijos son mi razón de vivir”, comentó esta turrialbeña, quien se realizó el procedimiento en una clínica privada.

“Para mí fue una gran dicha porque quedé embarazada en los primeros intentos, no hubo mucho problema, fui muy afortunada, ya que tengo amigas que lo han intentado hasta siete veces”, aseguró y sostuvo que lo que se debe tener en un proceso como estos es paciencia.

Larga lucha
La FIV se realizó en Costa Rica de 1995 al año 2000, cuando fue prohibida por la Sala Cuarta al considerar que atentaba contra la vida y la integridad del ser humano.
Luego de todo un proceso legal que llevaron a cabo varias parejas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos obligó al Estado en febrero del 2016 a aplicar de nuevo la técnica, tanto el sector público como en el privado.
En el sector privado nacieron 71 bebés con esta técnica desde el 2016 a febrero del año pasado.