Nacional

La falta de aire y la fatiga persiguen a los recuperados de covid-19

La tos y los dolores musculares también acompañan a muchos de los pacientes que vencieron al virus

Muchas personas que vencen al covid-19 deben luchar un buen tiempo con las secuelas de la enfermedad.

Los especialistas de la Caja dicen que, según los datos recopilados en el país, lo que más reportan los recuperados es la falta de aire y la fatiga.

Incluso, el hospital San Juan de Dios tiene un equipo que sigue de cerca a los pacientes con coronavirus desde que están hospitalizados, y cuando ya están en sus casas hacen sesiones de seguimiento. Muchas de las secuelas que presentan, también son reportadas por personas que han tenido el virus, pero que no necesitaron internamiento.

La doctora Milena Molina Astúa, fisiatra a cargo de la coordinación de este grupo, explicó que, además de la falta de aire y el cansancio, otras de las secuelas más comunes en los sobrevivientes son la tos y los dolores musculares.

“Algunas personas pueden presentar pérdida del olfato y del gusto. Es importante estar atentos a todos aquellos síntomas que pueden ir apareciendo, y consultar con el médico, aunque el paciente sea considerado libre de la enfermedad”, explicó la fisiatra.

¿Por qué falta el aire?

Fabiola Arroyo Segura, terapeuta respiratoria, explicó que la falta de aire se produce cuando el corazón es incapaz de bombear suficiente sangre para suministrar oxígeno al cuerpo.

“Los pacientes dicen que no están recibiendo suficiente aire, algunos tienen sensación de ahogo o falta de aire cuando realizan determinado ejercicio o actividad que antes toleraban bien. La disnea (dificultad respiratoria) es frecuente en pacientes recuperados de covid, y en algunos casos se manifiesta en personas que previamente se conocían como sanas, esto porque el virus afecta directamente los pulmones”, detalló la terapeuta.

El hacer ejercicios respiratorios o cardiovasculares, como caminar o andar en bicicleta, es una buena terapia para que las personas vayan mejorando.

“La mayoría de los pacientes presentan falta de aire importante al inicio y luego de varias semanas se sienten mucho mejor. Si la disnea es grave, el tratamiento puede incluir terapia con oxígeno a través de una cánula (tubo) nasal, esto dependerá de cada caso”, agregó la terapeuta.

El ejercicio es importante

En cuanto a la fatiga, los expertos dicen que en muchas ocasiones se debe al tiempo que las personas pasaron en reposo y por la pérdida de masa corporal, entre otras cosas. Lo mejor en este caso es ejercitarse para que el cuerpo se fortalezca.

La fisiatra Milena Molina resaltó que el ejercicio en casa es fundamental para asegurar la recuperación. Se inicia con ejercicios sencillos que se pueden realizar sentados o acostados para mantener la movilidad activa de brazos y piernas y evitar el desacondicionamiento físico. Ya luego pueden salir a caminar o a andar en bicicleta.

La especialista dice que, pese a que las personas arrastren esas secuelas, es importante que luego de la enfermedad se retomen las actividades diarias de manera progresiva.

La alimentación saludable también es importante, además el paciente debe continuar tomando sus tratamientos, sobre todo cuando padece alguna enfermedad crónica como diabetes, hipertensión arterial, bronquitis crónica, entre otras.

Rocío Sandí

Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos y Judiciales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.