Nacional

La Teja en Cancún: ¡Conocimos una de las siete maravillas del mundo!

Cuando vea los lugares que visitamos en nuestro segundo día en Cancún se va a caer de espalda

EscucharEscuchar
El segundo día de La Teja en Cancún
Empezamos el día con un buen desayuno porque necesitábamos energía. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

La Teja sigue en Cancún y el segundo día en este bello paraíso estuvo aún mejor que el primero. Aquí le contamos todos los detalles.

Fue el jueves 13 de junio, cuando mi día empezó muy temprano, puse la alarma a las 5:50 a.m. para bañarme y alistarme con tiempo porque tenía que estar lista y desayunada a las 7:30 de la mañana para salir hacia un tour increíble.

Desayuné en el hotel y pude probar un platillo mexicano que siempre me ha llamado mucho la atención, los chilaquiles (tortillitas tostadas en salsa, con queso, cebolla y alguna carne o huevo frito), me gustaron mucho y por dicha tenían poquito chile, porque debo admitir que soy bien quitada para las cosas picantes.

El segundo día de La Teja en Cancún
Las tiendas de Yucatán tenían unas calaveras lindísimas. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

También comí huevo picado, albóndigas en salsa y un cangrejito de repostería que estaba bien fresquito. El desayuno estuvo delicioso, pero debo admitir que extrañé el pinto.

La aventura la hice con mi compañero de La Teja Daniel Castro y el paseo fue organizado por los dueños de la agencia DM Viajes, Daulyn Quirós y Michael Astúa, quienes están solos en el tema de los tours y viajes internacionales.

A las 7:30 en punto nos recogió una microbús que nos llevó hasta el bus que llevaba “vuelo” directo a una de las aventuras más increíbles de mi vida.

Viva una gran aventura
Pero antes de continuar con nuestro relato, le contamos que si a usted le gustaría pegarse la aventura de su vida y visitar Cancún u otro destino, puede contactar a la agencia DM viajes al WhatsApp 8950-4637. También los puede buscar en Facebook como DM Viajes o puede visitarlos en Puriscal donde tiene sus oficinas.
El segundo día de La Teja en Cancún
Estar frente a Chichén Itzá fue una experiencia mágica. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

Luego de tres horas de viaje, en las que un guía turístico hizo varias intervenciones para explicarnos los detalles históricos del recorrido, llegamos al estado de Yucatán. Mientras estuvimos ahí regresamos a la hora de Costa Rica (Cancún va una hora adelante).

Visitamos un pueblo maya en el que viven apenas 200 personas y ahí almorzamos. En ese restaurante por primera vez comí tacos de los de verdad, los de México.

Los tacos al pastor me encantaron, los de cochinita pibil también, hasta pizza probé y también estaba bien rica.

El segundo día de La Teja en Cancún
Nadar en el cenote me recargó las baterías, no quería salir de ahí. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

Otra de las cosas que probé fueron los nopales (un tipo de tuna), los prepararon en tiritas y salteados con cebolla y chile dulce, estaban riquísimos.

Ya con el estómago lleno nos fuimos para el destino principal del día: Chichén Itzá, una de las siete maravillas del mundo.

Cuando llegamos el corazón me latía fuerte, me sentía emocionada y cuando estuve frente al templo maya sentí una gran emoción.

El segundo día de La Teja en Cancún
Me tuve que comprar una artesanía de estas tan hermosas para recordar por siempre Chichén Itzá. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

Un guía nos explicó que la estructura principal es un enorme calendario maya y que ese lugar tiene un detalle muy curioso, cuando se aplaude frente a alguna de las cuatro caras de la pirámide se da un fenómeno que devuelve el sonido y se escucha como el canto del quetzal, se llama difracción del sonido. ¡Es chivísima!

El templo antiguo fue hecho para adorar al dios maya Kukulkán. Esa construcción tiene unos mil años de antigüedad. Fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.

Fue impresionante estar frente a una construcción tan antigua que se mantiene en pie pese a haber sido hecha sin las herramientas tecnológicas actuales.

En Chichén Itzá se da un efecto de sonido que llama mucho la atención

En México hay muchos cenotes, que son pozos de agua de gran profundidad, que están dentro de una especie de cueva sin techo y se alimentan por la filtración del agua de lluvia y de las corrientes de los ríos que nacen en el corazón de la tierra.

Nadar en un cenote es algo mágico, la temperatura promedio de esas aguas es de máximo 24 grados celsius. Esos pozos deben su nombre a los mayas, que los bautizaron con la palabra Dz’onot, que significa “caverna con agua”.

Después de ir a Chichén Itzá me llevaron a un cenote y fue impresionante. Luego de bajar un montón de gradas me metí al agua.

El segundo día de La Teja en Cancún
La comida del hotel siempre es de lo mejor. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

Al principio sentí miedo de soltarme de la baranda porque el cenote tiene una profundidad de unos 15 metros, pero como tenía puesto un chaleco salvavidas me atreví y disfruté un montón, hasta terminé tirándome de una plataforma que está como a cuatro metros de altura sobre el agua, fue una experiencia muy emocionante.

Luego del cenote me llevaron a dar una vuelta pequeña a un pueblo de Toluca llamado Valladolid y después de eso emprendimos el viaje de regreso al hotel.

Llegué a las 8:30 p.m., apenas a tiempo para cenar. Pedí una costilla de cerdo en salsa barbacoa y un pincho de carne, además, fui por una ensalada a la barra del bufete, todo estuvo delicioso.

El segundo día de La Teja en Cancún
Los mayas de Yucatán viven en casas como esta y se dedican 100% al turismo. Foto: Rocío Sandí Z. (Rocío Sandí Z.)

A las 10:30 de la noche subí a mi habitación y me puse a ver tele un rato mientras le contaba a mis seres queridos por teléfono todo lo que había hecho. Luego me fui a dormir, me sentía muy cansada pero feliz.

Pero antes de continuar con nuestro relato, le contamos que si a usted le gustaría pegarse la aventura de su vida y visitar Cancún u otro destino, puede contactar a la agencia DM viajes al WhatsApp 8950-4637. También los puede buscar en Facebook como DM Viajes o puede visitarlos en Puriscal donde tiene sus oficinas.

Las siete maravillas del mundo moderno son: La Gran Muralla China, Chichén Itzá (Máxico), Petra (Jordania), Machu Picchu (Perú), el Cristo Redentor (Brasil), el Coliseo Romano (Italia) y el Taj Mahal (India).

<br/>

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.