Especialista habla sobre los “síntomas residuales inquietantes”

Por: Shirley Sandí 22 octubre

Maybell Solís tuvo covid-19 y hace exactamente un mes le dieron de alta, pero sigue arrastrando secuelas del virus.

Esta comerciante se sigue cansando mucho cuando limpia la casa, sube gradas o camina un poco. Dice que siente como que tiene asma, una enfermedad que nunca había padecido.

Maybell Solís sigue sufriendo las secuelas del covid-19.

“Me agito con mucha facilidad, no puedo hace ciertos esfuerzos físicos y extrañamente sigo con náuseas y sin apetito”, contó esta mamá y esposa a La Teja.

Patricia Coto fue diagnosticada por coronavirus el pasado 14 de setiembre y dos meses después empezó a perder el pelo. Se le ha caído un 60%.

"Se me viene por puños con solo pasarme la mano. Se me caen hasta cinco puños al día, más que todo cuando me lo lavo. En mi casa hay pelos por todos lados.

“A mí todos los exámenes me salieron bien y en Internet dicen que la pérdida de cabello es muy común. Yo fui a una cita con una dermatóloga y me dijo que puedo pasar de tres a seis meses botando pelo, pero me aseguró que vuelve a salir, que no se daña la base, entonces lo que me queda es esperar”, contó Coto, quien tuvo que recurrir a tomar colágeno y vitaminas especiales para la caída del cabello.

Esta comunicadora comentó que, en su caso, tener el virus fue desesperante porque el síntoma que más le afectó fue el ardor en el cuero cabelludo.

Tanto así que le daban ganas de llorar y de revolcarse de la desesperación. Esto lo sufrió por seis días.

Patricia Coto sufre con la caída de cabello.
Síntomas residuales

Ambos casos se tratan de personas a quienes el covid les afectó en forma leve.

Pero cientos de pacientes gravemente enfermos por el coronavirus, quienes sobreviven y son dados de alta de los hospitales, están enfrentando un desafío nuevo y complicado, que es la recuperación.

Muchos están luchando para superar una variedad de “síntomas residuales inquietantes” y los especialistas señalan que algunos problemas podrían persistir durante meses, años o el resto de sus vidas.

14 fallecidos por covid se registraron este miércoles. Los casos nuevos son 1.503, de este modo se llega a 99.425 casos en los poco más de siete meses de emergencia sanitaria.

Los pacientes que han regresado a casa tras estar hospitalizados por fallas respiratorias graves provocadas por el virus, están lidiando con problemas físicos, neurológicos, cognitivos y emocionales.

Así lo dio a conocer el doctor Humberto Fonseca, decano de Enfermería de UNIBE y subdirector clínico del CEACO, quien enfatizó que hay sobrevivientes de coronavirus que prácticamente no han tenido complicaciones en su recuperación, mientras que otros se enfrentan a situaciones más severas y difíciles de superar.

“Varios pacientes se enfrentan a fuertes cansancios, les cuesta mucho la recuperación de fuerza muscular y deben realizar diferentes tipos de rehabilitación.

“Otros pacientes presentan secuelas respiratorias e incluso neurológicas y les quedan afectaciones en el sistema nervioso central”, comentó el doctor Fonseca.

Dos tipos

Hay dos tipos de pacientes que son dados de alta: el que regresa a casa con pruebas negativas, sin afectaciones y puede continuar su vida normal; y la persona que sigue positiva al virus y se va a su hogar con síntomas mínimos.

“Este tipo de paciente tiene que continuar con aislamiento. El centro de salud tiene la responsabilidad de informar a los familiares que sigue siendo un caso positivo y que deben acondicionar un espacio, mantener el distanciamiento, usar mascarilla, realizar de forma frecuente una desinfección de superficies en la casa, y así evitar contagio de otros miembros”, explicó el médico.

Agregó que esa parte de informar a la familia que el paciente va positivo para que se prepare, no se está dando en un 100%.

"Muchos llegan y les toma por sorpresa. El regresar a casa no es sinónimo de recuperación total. Persiste un fallo de comunicación entre el centro hospitalario con las familias”, aseguró el decano de Enfermería de UNIBE.

Terapias

La mayoría de sobrevivientes deben realizar diferentes tipos de rehabilitación, ya sea respiratoria, aeróbica, cardiovascular e incluso terapia física para reforzar la fuerza y tono muscular. La frecuencia va a depender del tipo de evolución de cada paciente.

Es posible que los pacientes salgan del hospital todavía con cicatrices, lesiones o inflamación en los pulmones, el corazón, los riñones, el hígado u otros órganos que no han terminado de sanar. Esto puede causar varios problemas como complicaciones urinarias y del metabolismo.

Según el doctor Fonseca, un temor latente en los pacientes es volver a contagiarse y destacó que estudios internacionales demuestran que el coronavirus sí se repite en las personas.