Nacional

Llegó “el Netflix” de los barrios del sur de la capital

Hombre sordo puso un negocio de comidas rápidas y crece como la espuma

Jason Mora es un pulseador de película y se convirtió en el Netflix de los barrios del sur de Chepe. Y es que con él las series de buenos combos están garantizados.

El pulseador de 32 años, es vecino de San Sebastián y vivió hace unos días una experiencia muy dura ya que por no tener trabajo no pudo pagar las dos pensiones alimentarias que tiene y fue a dar a la cárcel La Reforma, donde estuvo preso del 5 al 16 de enero.

Él es sordo y eso complicó aún más la situación ya que además de estar encerrado en una prisión por primera vez, ni siquiera podía comunicarse con sus seres queridos.

“Yo no soy un delincuente, mientras estuve en la cárcel lloraba todos los días porque no podía hablar con mi mamá, quería decirle lo mal que me sentía, por dicha los compañeros de la cárcel se portaron bien conmigo y me ayudaban a comunicarme con ella, la llamaban y me daban los mensajes, lo único que yo podía decirle por el teléfono era ‘te amo’.

“Mi mamá me hacía comida y ella y mi hermana me la llevaban hasta Alajuela, tenían que hacer filas de seis horas, entonces les dije que mejor no me llevaran más porque era muy cansado para ellas y se exponían mucho”, contó Jason.

Gran reto

La terrible sensación de estar encerrado en la cárcel y saber que su mamá, Grace Camacho, y su hermana, Dayanna Oses, estaban sufriendo por él lo hicieron animarse a empezar un negocio para ganar dinero.

“No conseguía trabajo por ningún lado así que hablé con mi familia sobre qué podía hacer para ganar dinero. Mi mamá y mi hermana me dijeron que yo cocino muy rico, entonces se nos ocurrió vender comida rápida. Mi novia también me está apoyando mucho, ellas tres son mi motivación”.

La hermana de Jason contó que se les ocurrió bautizar el negocito como Netflix Box By Jey, porque los paquetes que ellos venden son apenas para distraerse y comer rico viendo series o películas, ya sea solo, en pareja o con amigos, además, todos los combos están hechos por Jason y son empacados en cajas.

Como el pulseador es sordo, él quiso ponerle un sello que lo identificara, así que el logo dice “caja” en el Lenguaje de Señas Costarricense (Lesco).

Muchos sueños

Jason es quien cocina, él prepara los pedidos en su casa y sus allegados le ayudan a repartir la comida. Ofrece puras delicias como hamburguesas, tacos, perros calientes, gallos de salchichón, papitas fritas, aros de cebolla y palomitas, pero él espera poco a poco ir ampliando el menú.

Los combos están hechos para una persona, para dos, para cuatro y para seis.

Por ejemplo, hay uno que viene con dos hamburguesas, dos tacos, aros de cebolla, papas y palomitas de maíz. ¡Una sabrosera!

“Tenemos una página de Facebook, se llama Netflix Box By Jey (https://www.facebook.com/Netflix-Box-By-Jey-104892871621878y) en los primeros tres días llegamos casi a los tres mil seguidores, me gusta mucho ver que los clientes quedan satisfechos, he recibido muchos mensajes de agradecimiento en los que me dicen que la comida les encantó y eso me motiva a seguir adelante.

“Sé que hay muchas cosas por mejorar, imagínese que a la cocina de mi casa le sirve solo un disco, espero que con las ganancias pronto pueda invertir en una buena cocina y en otras cosas para el negocio. T

“ambién tengo que ver cómo consigo los ingredientes en paquetes grandes porque de momento los compro en el supermercado y sé que ahí me sale más caro que con proveedores directamente”, expresó.

Pero la visión del cocinero va más allá, él sueña con poder ayudar a personas que, al igual que él, tienen alguna limitación física.

“Yo sé lo mucho que le cuesta a una persona con discapacidad conseguir un trabajo, por eso me encantaría que mi negocio creciera y ya después pudiera alquilar un local y contratar personas con limitaciones para que trabajen conmigo”.

La familia de Jason está muy orgullosa de verlo dedicado a su negocio y de saber que la gente está feliz con la comida que él prepara.

“Para mí es un orgullo verlo tan fuerte después de todo lo que tuvo que vivir por estar sin trabajo, mi mamá y yo hemos apoyado en todo lo que hemos podido y aquí seguiremos con él siempre, mi hermano es un campeón”, aseguró Dayanna.

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.