Eduardo Vega.25 noviembre, 2018
El dron llegó a Costa Rica en el 2010 y era para fiebres, hoy día está bien metido en el quehacer diario de muchas empresas privadas y gubernamentales, este de la foto es de Intel y les sirve para obtener información de los bosques. Cortesía.
El dron llegó a Costa Rica en el 2010 y era para fiebres, hoy día está bien metido en el quehacer diario de muchas empresas privadas y gubernamentales, este de la foto es de Intel y les sirve para obtener información de los bosques. Cortesía.

Don Jorge Umaña Soto se quedó congelado de la felicidad cuando en el 2010 le llegó a sus manos un artículo que volaba y que entonces le dijeron que se llamaba dron.

Como amante del aeromodelismo, se enamoró de una vez de ese aparato extraño, pero lo que uno vez compró por vacilón con el tiempo se convirtió en una de las principales herramientas que le ayudan a llevar la comidita a la casa.

Él recuerda que aquella vez pagó casi millón y medio de colones simplemente para pasara puras tejas con los compas.

“La gran novedad fue su posibilidad de mantenerse suspendido en un mismo punto y que contaba con un piloto automático, algo que jamás vimos los amantes del aeromodelismo. En el 2010 todo era pura diversión”, explicó don Jorge.

La empresita de Umaña nació mucho antes del 2010, es www.ticohobbies.com, ya que como amante del aeromodelismo supo que los aviones y helicópteros son una pasión para muchos fiebres.

Sin embargo, aquel dron cambió su negocio y desde hace unos 3 años su empresa adoptó el siguiente lema: “Ticohobbies no solo vende drones, vende soluciones para la industria”.

Y es que ahora se pueden encontrar estos artículos voladores para todos los gustos y necesidades. Hay algunos que sirven para aprender a volarlos, son muy básicos y resisten caídas de hasta 70 metros, esos valen unos 60 rojitos. El que quiera uno de mejor calidad tiene que ir pensando en unos ¢240 mil o más. Los profesionales rondan los ¢350 mil y el medio millón de colones. También hay algunos para trabajos especiales que pueden llegar a costar hasta 15 melones.

Fuente de empleo
Los amigos de Tico Hobbies nos presentan la historia completa de los drones en Tiquicia, desde el primero que llegó en el 2010, que todavía lo usan y está pura vida, hasta uno que compraron en este 2018. En la foto, en el orden usual, Carlos Sevilla, Jorge Umaña y Alfredo Alan. Foto Carlos González.
Los amigos de Tico Hobbies nos presentan la historia completa de los drones en Tiquicia, desde el primero que llegó en el 2010, que todavía lo usan y está pura vida, hasta uno que compraron en este 2018. En la foto, en el orden usual, Carlos Sevilla, Jorge Umaña y Alfredo Alan. Foto Carlos González.

Así es, lo que comenzó como diversión ahora le da de comer a don Jorge porque vende drones de última generación que tienen cámara incorporada e, incluso, si una empresa ocupa alguno especial que no se consiga en el mercado, don Jorge se lo hace exactamente como lo necesita.

“Es actualmente la forma en que me gano la vida, como dije, vendo drones que solucionan problemas a las empresas, los hago especiales para cada necesidad y doy todo el servicio de mantenimiento y repuestos… hace ocho años ni imaginaba que viviría de los drones”, comentó.

Otro caso es el de Didier García, vecino de Grecia, quien conoció hace cuatro años a los drones de pura casualidad. A él le encantan los carros a control remoto y en el 2014 logró cambiar un chuzo de carro por una de esas naves, porque le gustó que tuviese cámara que hacía fotos y videos.

1 millón de colones puede costar un dron profesional con cámara incorporada.

“De un pronto a otro, yo que jamás había tocado un dron, comencé a manejarlo y entenderlo. La gente se fue dando cuenta y me comenzaron a llamar para unos cuantos trabajos, después me llamaban más y más, hasta que hoy en día vivo de eso. Compré mejores drones y me especialicé”, nos contó Diddier, quien llegó a Repretel y se encargó, en 2016 y 2017, de las tomas aéreas con drones en el Festival de la Luz, tope, carnaval y toros.

El pasatiempo ahora es su tiempo completo.

Gran breteador

En lo profesional, les tenemos tres pequeñas muestras de que el dron realmente llegó para quedarse y para ser un breteador más

El primer ejemplo es el caso de don Alfredo Alan, especialista en drones que trabaja en el laboratorio de gases de la Universidad de Costa Rica, quien usa estos aparatos voladores para medirle el pulso a volcanes como el Turrialba y el Poás.

En Bomberos tienen 25 pilotos que constantemente hacen prácticas para aprender nuevas técnicas para que estos
En Bomberos tienen 25 pilotos que constantemente hacen prácticas para aprender nuevas técnicas para que estos "bichos" ayuden en incendios. Cortesía.

“Claro que llegaron para quedarse, tanto así que el país se ha especializado profundamente, por eso incluso la Nasa nos ha llevado a realizar labores de muestreo de gases con drones en países como Italia, con el caso del volcán Etna”, explicó.

Ana María Ortega, encargada de la unidad de tecnología de información del Cuerpo de Bomberos, también nos dejó muy claro que estas pequeñas aeronaves son una herramienta muy útil.

“Al día de hoy contamos con una flotilla de 25 drones y el objetivo es que cada una de las 76 estaciones de bomberos en todo el país logren tener al menos uno porque nos da una visión que no teníamos antes del 2014.

“El dron permite observar un incendio de forma completa y así adelantarnos a potenciales peligros, con eso protegemos todavía más la vida de nuestros bomberos. Nos permite respuestas inmediatas, lo entendimos y por eso ahora tenemos 25 pilotos, quienes entrenan constantemente”, dijo.

“El dron nos da esos ojos que no tenemos por encima del fuego, así podemos controlarlo mejor”, Ana Ortega, Bomberos.
Blas Sánchez es geólogo de la Comisión Nacional de Emergencias y en la foto se ve usando una de esas aeronaves en un deslizamiento en Tapezco, en el bloque Pittier en Santa Ana. Tomada del Facebook oficial de la Comisión Nacional de Emergencias.
Blas Sánchez es geólogo de la Comisión Nacional de Emergencias y en la foto se ve usando una de esas aeronaves en un deslizamiento en Tapezco, en el bloque Pittier en Santa Ana. Tomada del Facebook oficial de la Comisión Nacional de Emergencias.

Julio Madrigal Mora, geólogo de la Comisión Nacional de Emergencias, nos contó que ellos tienen dos drones y están cerca de adquirir un tercero.

“La forma en que ahora valoramos un terreno para saber si hay peligro de inundación o de deslizamiento es instantánea con los drones, eso permite tomar decisiones en segundos y así proteger a las personas.

“Antes había que utilizar una avioneta o un helicóptero y eso significa valioso tiempo en espera para que todo se coordinara, ahora es un asunto de ya. Con el dron hemos detectado en pocos segundos potenciales peligros de un río que en la parte alta de una montaña está a punto de convertirse en una cabeza de agua y así poner en alerta una zona. Es una superherramienta”, comentó.

10 mandamientos al comprar un dron

Se viene diciembre y de seguro más de uno va a gastar parte de su aguinaldito en comprarse un dron, pero muchos ni se imaginan qué significa tener un aparato de estos.

Por eso buscamos a don Geovanni Montero, dueño de Mundo Drone CR, quien tiene varios años vendiendo estos amigos voladores, él nos alistó los diez mandamientos que se deben seguir al comprar uno. A don Geova lo pueden llamar al 8312-3557.

  • 1. No volarás un dron sobre Casa Presidencial, el Ministerio de Seguridad Pública, cerca de aeropuertos, sobre la cárcel La Reforma y sobre el Centro de Formación Policial Murciélago en Cuajiniquil de La Cruz, Guanacaste.
  • 2. Vigilarás la resistencia del viento de cada pequeña aeronave, para eso existen aplicaciones en Google y App Store en las que dicen la velocidad del viento.
  • 3. No alejarás mucho el dron al iniciar el entrenamiento hasta que controlarlo como se debe.
  • 4. No lo elevarás demasiado, no creas que por mas fácil que parezca lo puedes enviar muy alto, recuerda el límite de altura permitido es de 120 metros.
  • 5. Solo comprarás en tiendas que aseguren repuestos y accesorios.
Don Alfredo Alan es el experto en drones del laboratorio de gases de la UCR, es tan carga con estos aparatos que la Nasa se lo llevó para el volcán Etna en Italia. Cortesía.
Don Alfredo Alan es el experto en drones del laboratorio de gases de la UCR, es tan carga con estos aparatos que la Nasa se lo llevó para el volcán Etna en Italia. Cortesía.
  • 6. No usarás drones marca patito, lo ideal son las reconocidas a nivel mundial.
  • 7. Pensarás primero para qué lo quieres.
  • 8. Aprenderás primero a volar con uno que tenga GPS para que no se te pierda.
  • 9. Buscarás buen espacio para volar tu dron para no tener problemas con nadie.
  • 10. Jamás volarás encima de personas o sobre viviendas, ni en espacios públicos.
Don Geovanni Montero es el dueño de Mundo Dron CR, ahí usted puede comprar desde drones para principiantes hasta algunos más profesionales. Cortesía.
Don Geovanni Montero es el dueño de Mundo Dron CR, ahí usted puede comprar desde drones para principiantes hasta algunos más profesionales. Cortesía.