Karen Fernández.6 abril

Daniel Salas, ministro de Salud, dijo que denunciará penalmente a los funcionarios de salud que insistan en no vacunarse contra el covid.

Salas dice que cuando se haya terminado de vacunar a todo el primer grupo (en el que está incluido el personal de salud) pedirá las listas respectivas a la Caja, el INS, la Cruz Roja y el Ministerio de Salud, porque los que no quieran vacunarse exponen no solo al paciente a una complicación, sino también a la muerte.

El ministro agregó que un perfil de un profesional en salud, que ha pasado por una universidad y que son los cimientos científicos los que lo pusieron enfrente de un paciente, el negarse a vacunarse está negando esos cimientos.

“Es un asunto de responsabilidad, de respeto de ese llamado que tenemos los médicos de primero no hacer daño y vacunarse es justamente eso”, agregó Salas.

La advertencia llega luego de que una pediatra del Hospital Nacional de Niños se contagiara de covid-19 la semana anterior y el centro médico tuvo que aislar a tres de sus pacientes como prevención a fin de conocer si habían sido infectados o no.

El hospital de niños estuvo en el ojo de la tormenta por una pediatra contagiada por covid-19. Foto: Alejandro Gamboa
El hospital de niños estuvo en el ojo de la tormenta por una pediatra contagiada por covid-19. Foto: Alejandro Gamboa

Esta médico había desistido de vacunarse contra el covid-19, pese a que ya fue publicado un decreto (11 de marzo) para obligar a los miembros de los hospitales que tienen que atender pacientes a aplicarse el pinchazo para prevenir justamente estos sustos.

Sin embargo, en el caso de esta doctora, ella continuó sus labores como si nada, pese a que no se vacunó.

La directora del hospital, la doctora Olga Arguedas le respondió a La Nación que en cuanto se reincorporara (la doctora contagiada), tendría una sesión con ella para escuchar sus inquietudes, contestar sus preguntas, darle mayor información y ayudarle a entender que debe vacunarse.

Agregó que es una situación compleja, porque se trata de personal calificado y entrenado que no es fácil de reemplazar en un hospital especializado como ese, pero que debe entender que vacunarse es una responsabilidad colectiva, especialmente para todas las personas que trabajan en un centro médico.

Orden sanitaria

Por su parte, la exministra de Salud María Luisa Ávila, considera que a la pediatra se le debe girar una orden sanitaria, ya que la Ley General de Salud y la Ley de Vacunación son claras e indican que hay que ponerse las vacunas.

“Esto no es una directriz que sea propia de la Caja, sino que es una situación país y ese mecanismo funciona perfecto, lo de hacer un reglamento complica más las cosas con procedimientos burocráticos que al final no resuelven nada”, añadió la también infectóloga.

Ávila hizo la salvedad en el caso de las personas que tengan una contraindicación médica como un embarazo, pero en ese caso la persona tiene que ser separada de sus funciones de atención directa de pacientes y ponerla en un sitio donde no sea un riesgo para nadie.

El artículo 81 del Código de Trabajo también menciona dos elementos que podrían aplicarse en este caso:

“Son causas justas que facultan a patrono para dar por terminado el contrato de trabajo: f. Cuando el trabajador comprometa con su imprudencia o descuido absolutamente inexcusable, la seguridad del lugar donde se realizan las labores o la de las personas que allí se encuentren; h. Cuando el trabajador se niegue de manera manifiesta y reiterada a adoptar las medidas preventivas o a seguir los procedimientos indicados para evitar accidentes o enfermedades; o cuando el trabajador se niegue en igual forma a acatar, en perjuicio del patrono, las normas que éste o su representantes en la dirección de los trabajos le indique con claridad para obtener la mayor eficacia y rendimiento en las labores que se están ejecutando”.